Menú Buscar
El portavoz de PDECat, Francesc Homs, acompañado del diputado de Junts pel Sí en el Parlament Lluis LLach, el vicepresidente de la Generalitat de Cataluña, Oriol Junqueras, el presidente, Carles Puigdemont, y el expresidente Artur Mas, entre otros, est

La cúpula del independentismo invoca la "decencia" para evitar el juicio a Homs por el 9N

La delegación catalana en Madrid pide una "reflexión" al PSOE y que no pongan "piedras" al diálogo

5 min

La plana mayor del independentismo ha viajado este martes a Madrid para mostrar su apoyo al portavoz del Grupo Catalán en el Congreso, Francesc Homs. El diputado será el protagonista esta tarde de una votación en la Cámara baja donde se decidirá si podrá ser juzgado por el llamado proceso participativo del 9N. 

Quizás por haber sido el promotor de la consulta de hace más de dos años, el expresidente de la Generalitat, Artur Mas, ha sido el primero en hablar para interpelar a los socialistas que “reflexionen” y que voten en contra de retirar a su compañero de partido la condición de aforado. “Pedimos en el suplicatorio de esta tarde decencia y dignidad.¿Es digno hacer presidente al señor Mariano Rajoy y mandar a juicio al diputado Homs por poner las urnas? Les pido una reflexión y un voto en contra”, ha dicho. 

La escenificación de protesta ha sido impactante. El desembarco catalán en el Hotel Villa Magna de Madrid, situado frente a las Cortes españolas, ha contado también con la participación de Podemos y sus confluencias, además del PNV y Bildu. Los representantes de estas formaciones han mostrado su respaldo “al pueblo catalán” y han cargado contra el “régimen” surgido de la Transición. 

"Piedras" en lugar de "diálogo"

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha esperado al turno final para dirigirse a los medios. Más contundente que en anteriores visitas a la capital, el máximo representante del Govern ha asegurado que esta tarde el Congreso “escribirá una página vergonzante del parlamentarismo español”, y ha insistido en la tesis compartida por los partidos que han hecho acto de presencia en el hotel Villa Real de que Homs será juzgado “por haber tenido el coraje de cumplir un compromiso electoral”. 

"Hoy los partidos de la coalición gubernamental española llenarán de más piedras la mochila del dialogo”, ha concluido dejando entender que la disposición al diálogo de la Generalitat no encuentra interlocutor ni en la Moncloa ni en el Congreso. 

"Baja calidad" de la democracia

Como un mantra, uno por uno han ido haciendo suya la máxima de la “baja calidad” de la democracia española. El cantautor y diputado de Junts pel Sí, Lluís Llach, ha recordado la etapa franquista para esgrimir que los tribunales se han convertido en “utensilios para la presión política”.

En la misma línea, el juez Santiago Vidal ha comparado a la democracia española con la época de la Inquisición cuando ha ironizado que “afortunadamente” algo “hemos avanzado”: “Hoy se limitan a hacer algo que a mí y a Homs nos hace mucho más daño, que es intentar quitarnos nuestro trabajo”, ha asegurado en referencia a la suspensión de su actividad por parte del Tribunal Supremo. 

Oriol Junqueras, líder de Esquerra Republicana, ha elegido por su parte un ejemplo más amable al citar a Winston Churchill: “Las dificultades de la democracia se resuelven con más democracia”, ha dicho. 

La votación que ha alentado toda esta puesta en escena se celebrará a partir de las 20:00 horas a puerta cerrada. Si los favorables al suplicatorio se imponen significará la comparecencia del Homs ante la justificia para hacer frente a los supuestos delitos de desobediencia y prevaricación que podría implicar su inhabilitación.