Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El líder del PSC, Salvador Illa / EUROPA PRESS

PSC reclama flexibilizar la inmersión en una moción

Los socialistas aluden a la "polarización política", exigen cumplir las sentencias, apuestan por rehacer los consensos y defienden "el catalán como lengua vehicular, sin excluir el castellano"

5 min

PSC ha elaborado una moción para "rehacer y reforzar el consenso" sobre el modelo lingüístico del sistema educativo de Cataluña y "mejorar el aprendizaje y uso de las lenguas en un contexto plurilingüe". Los socialistas consideran que las sentencias judiciales que obligan a impartir un 25% del horario lectivo en castellano, unido a "los cambios sociales, culturales y políticos experimentados desde los años 80" y "la nueva realidad sociolingüística", es necesario actualizar, rehacer y reforzar políticamente y social el consenso relativo al modelo lingüístico. Los socialistas defienden "el catalán como lengua vehicular del sistema educativo, sin excluir el castellano", al tiempo que exigen cumplir las resoluciones judiciales.

En su iniciativa, la formación liderada por Salvador Illa se refiere a "la llegada de un significativo flujo de alumnado proveniente de la inmigración extranjera con más de 250 lenguas maternas de uso habituales en los centros educativos, la irrupción de avances tecnológicos o la transformación digital que han cambiado las pautas de consumo audiovisual, la polarización política de los últimos años, que ha debilitado el apoyo social a este modelo o una concepción diferente del catalán por parte de los jóvenes o de las familias como instrumento de promoción social, entre otros".

Fomento del catalán

En la iniciativa, los socialistas abogan por "continuar defendiendo el fomento, la protección y el impulso de la lengua catalana en el conjunto de la sociedad y, concretamente, la preservación del catalán como lengua vehicular del sistema educativo de Cataluña, sin excluir el castellano", así como "constatar que el modelo lingüístico del sistema educativo de Cataluña ha sido una herramienta de cohesión y promoción social en Cataluña que ha conseguido una escuela no segregadora por motivos de lengua ni de origen, que ha buscado la igualdad de oportunidades del conjunto de el alumnado".

Reconocen "el papel determinante del conjunto de la comunidad educativa en la defensa y funcionamiento de este modelo educativo, defender su pluralidad (docentes, familias, sindicatos, movimientos de renovación pedagógica, etc.) y preservarla como valor intrínseco de una sociedad plenamente democrática", así como la necesidad de "seguir garantizando al alumnado el dominio pleno y equivalente de las dos lenguas oficiales, el catalán y el castellano (y el occitano-aranés en Arán) al final de la educación obligatoria (ESO), así como progresivamente del inglés (o una tercera lengua), destinando los recursos humanos, formativos y económicos necesarios para lograr ese objetivo".

La realidad cambia

PSC da prioridad al "criterio pedagógico y la autonomía de cada centro educativo para cumplir los objetivos que marca la normativa vigente, a la hora de elaborar los proyectos lingüísticos, que necesariamente deben adaptarse con flexibilidad a la realidad sociolingüística de el alumnado y de su entorno, una realidad que es cambiante y no uniforme en todo el territorio, y que deben seguir siendo los instrumentos pedagógicos para alcanzar el objetivo del dominio bilingüe al final de la ESO, elaborados con el acompañamiento o asesoramiento del Departamento de Educación, regularmente evaluados y revisados ​​en su caso por la propia administración educativa".

También instan a la Generalitat a "dar cumplimiento a las resoluciones judiciales y no basar su acción política en la desobediencia ni trasladar ésta responsabilidad en las direcciones de los centros educativos o en los claustros". Piden al Govern que "convoque el conjunto de fuerzas políticas, así como al conjunto de la comunidad educativa, para actualizar, rehacer y reforzar el consenso relativo al modelo lingüístico".