Menú Buscar
La alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín sostiene la vara de mando durante el acto de constitución de la Diputación de Barcelona / EFE

PSC se desmarca de Junts, sus socios en la Diputación, y vota salir de la AMI

Los socialistas ha apoyado una moción del PP en contra de la asociación independentista, mientras que los neoconvergentes y ERC quieren seguir adheridos, a pesar de la bronca mantenida en el pleno

26.09.2019 13:18 h.
2 min

El PSC se ha desmarcado hoy de sus socios de gobierno en la Diputación de Barcelona, Junts per Catalunya, y ha votado a favor de salir de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), a la que la entidad supramunicipal está adherida. Por el contrario, los neoconvergentes y ERC defienden la continuidad, a pesar de la bronca verbal que han protagonizado en el Pleno durante el debate de una moción presentada por el PP sobre la AMI.

La iniciativa no ha prosperado por 23 votos en contra (Junts y  ERC), 23 a favor (PP, Cs y PSC) y 6 abstenciones (En Comú Guanyem y Tot per Terrassa). Daniel Gracia, diputado del PP, ha defendido la moción que ha puesto a prueba, no solo la alianza entre socialistas y neoconvergentes, sino la unidad independentista, dado que los republicanos han aprovechado para reprochar a Junts sus acuerdos con el PSC. Junts ha precisado que la Diputación, que se inscribió en la AMI en 2015, no pagaba cupta porque estaban adheridos, sin ser socios, algo que los republicanos han contradicho.

El pasado mes de marzo, el Juzgado Contencioso Administrativo número 4 de Barcelona declaró nula la adhesión de la institución a la entidad por considerar que "estaba optando por una opción ideológica que no corresponde a sus competencias".

Tras las elecciones municipales, y los cambios de gobierno consiguientes, varios municipios han abandonado o han dejado de pagar a esta asociación --Calafell, Sant Vicenç dels Horts, Castelldefels...--, clave en las movilizaciones del procés. Varias sentencias judiciales han advertido de que un ayuntamiento no puede destinar dinero público a intereses que no son generales, sino de partido.