Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los datos del Covid-19 en Cataluña podrían obligar a retrasar las elecciones / EP

Protección Civil alerta: los datos actuales de Covid-19 impedirían las elecciones

La decisión definitiva sobre la fecha de los comicios se tomará a mediados de enero pero antes es posible que lleguen nuevas restricciones

3 min

Las elecciones al Parlamento de Cataluña previstas para el próximo 14 de febrero están en el aire debido a los preocupantes datos sobre la evolución del coronavirus en la Comunidad Autónoma. Así lo ha expresado la directora de Protección Civil en Cataluña, Isabel Ferrer, que valora negativamente los últimos datos sobre los contagios y, además, prevé que la situación empeore en los próximos días.

“A día de hoy no se podrían celebrar las elecciones del 14F”, ha señalado Ferrer este domingo en una entrevista concedida a TV3, en la que ha recordado que la decisión final sobre si la celebración de los comicios deberá retrasarse se tomará el próximo día 15 de enero.

Posibles nuevas restricciones

Hasta entonces, Ferrer no ha descartado que se tomen nuevas medidas restrictivas en Cataluña, incluso antes del 11 de enero, cuando está prevista la reapertura de los centros escolares.

Cabe tener en cuenta que el Procicat tiene prevista una reunión este lunes para valorar ls situación epidemiológica, por lo que no se descarta que comiencen a endurecerse las medidas, como ya ha ocurrido en otras Comunidades Autónomas ante el avance de los contagios como consecuencia del incremento de la movilidad en el periodo navideño.

Datos inquietantes

La directora de Protección Civil ha señalado que las previsiones que manejen las autoridades correspondientes a la semana anterior al 14 de febrero será la base que utilizarán para determinar si las elecciones autonómicas se pueden celebrar en la fecha prevista o es necesario posponerlas.

En los últimos días, la inquietud por los datos del Covid-19 en Cataluña ha ido en aumento debido a la notable subida experimentada por la cifra de contagios y también por el hecho de que la tasa de transmisión, la ya célebre R (es decir, el número de personas a las que infecta cada contagiado), se haya vuelto a situar por encima de uno.