Menú Buscar
La líder de la oposición en Cataluña, Inés Arrimadas (c), acompañada de los diputados del Grupo Parlamentario de Ciutadans, frente a la "Casa de la República" en Waterloo (Bélgica) / EFE

La policía belga expedienta a Cs por la visita de Arrimadas a Waterloo

Argumenta que la manifestación ante la casa de Puigdemont carecía de permisos

28.02.2019 17:38 h.
3 min

La policía de Bélgica expedienta a Ciudadanos por el acto de Inés Arrimadas –líder del partido en Cataluña– ante la casa de Carles Puigdemont en Waterloo el pasado domingo. Argumenta que se trató de una manifestación "con aglomeración para obstaculizar la circulación de vehículos o incomodar a los peatones" que carecía de permisos.

El Ayuntamiento de Waterloo ha comunicado que este acto generó un "escándalo, un domingo, sin necesidad legítima", y "perturbando la tranquilidad de los habitantes, ello a causa de un grupo electrógeno en funcionamiento". Por razones de confidencialidad, el consistorio oculta la identidad de las personas expedientadas.

Multas económicas

El expediente sí incluye siete infracciones, cinco de ellas por aparcamiento indebido de vehículos y las otras dos por manifestación no autorizada y por "escándalo" en la vía pública. La investigación podría derivar en multas económicas inferiores a 7.000 euros –la cifra que ha circulado por interner y que Waterloo ha desmentido–.

Las autoridades de Waterloo describen el acto de Cs como una "pequeña manifestación" y explican que han iniciado el proceso sancionador porque, aunque "no hubo daños concretos ni se procedió al arresto de nadie", se trató de un evento para el que "no se concedió ninguna autorización municipal".

Ciudadanos: "No era una manifestación"

Por su parte, desde Ciudadanos aseguran que informaron al Ayuntamiento de Waterloo y a la Policía Local de que habían convocado a la prensa. En cualquier caso, niegan que se tratara de una manifestación y, por lo tanto, no requerían permiso específico". Cs no ha recibido por ahora notificación sobre el expediente sancionador.

 

 

 

Arrimadas viajó hasta Waterloo acompañada por su grupo parlamentario y, tras una gran pancarta sobre la que se podía leer que "La República no existe, Puigdemont", hizo declaraciones a la prensa durante unos diez minutos y a continuación se marchó del lugar. En total, había unos 30 representantes del partido naranja y una veintena de medios de comunicación, además de una decena de curiosos.