Menú Buscar
Pablo Iglesias en una de sus últimas intervenciones en el Parlamento europeo.

Podemos pide a Bruselas un mecanismo para suprimir el euro

El partido de Pablo Iglesias reclama, junto la extrema derecha francesa e italiana, que la UE fije el camino para que un país pueda dejar la Unión

3 min

Los eurodiputados de Podemos han presentado una resolución en Estrasburgo para que la Unión Europea estudie y prepare los mecanismos para la “disolución ordenada de la zona euro”. También proponen abrir el debate para establecer los mecanismos que permitirían a un país integrado en la moneda única abandonarla para adoptar otra divisia.

La iniciativa en la que participa el partido de Pablo Iglesias está respaldada por el único diputado de Bildu y otras organizaciones de su grupo parlamentario en Estrasburgo, como el irlandés Sinn Féin.

Liga Norte y Frente Nacional

La propuesta también cuenta con el apoyo de los distintos colectivos euroescépticos, del grupo EFDD, en el que se inscriben los eurodiputados italianos de la Liga Norte y del Movimiento 5 Estrellas. El ENF, formado por los seguidores del xenófobo Frente Nacional de Marine Le Pen, también firma la propuesta de resolución.

La enmienda, firmada por los italianos Marco Valli y Marco Zanni, ambos seguidores de Beppe Grillo, el cómico metido a político, está fechada el día 14 de diciembre y va dirigida al presidente de la Comisión de Asuntos Económicos de la cámara, Roberto Gualtieri.

Los cinco presidentes

En ella se reprocha a los cinco presidentes de las principales instituciones europeas que no hayan abierto el debate y tampoco hayan hecho propuestas sobre una “disolución ordenada de la zona euro o unos mecanismos de salida unilateral” para aquellos países que así lo deseen.

La iniciativa hace referencia a un estudio elaborado por los cinco presidentes de otras tantas instituciones comunitarias: el de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; el de la Cumbre del Euro, Donald Tusk; el del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem; el del Banco Central Europeo, Mario Draghi; y el del Parlamento Europeo, Martin Schulz. En él se hace una oferta para profundizar en la Unión Económica y Monetaria (UEM) a partir del 1 de julio de 2015 y completarla en 2025 a más tardar.

El estudio se presentó en junio pasado y proponía tres etapas, empezando por la unión financiera y presupuestaria, que pasaría por la creación de un Tesoro común. En definitiva, y como dijo Juncker en su presentación, un intento de pasar de un sistema de normas a un sistema de instituciones.

Euroescépticos de distintas tendencias

Los parlamentarios críticos con la moneda única y sus instituciones, pertenecientes a organizaciones de extrema izquierda, extrema derecha y también algunos conservadores reformistas quieren llamar la atención con esta propuesta sobre el hecho de que también hay europeos que rechazan el euro o que, como mínimo, quieren disponer de un mecanismo que permita dar marcha atrás en la construcción de la UEM.

Son grupos de muy distintas ideologías que, unidos en esta iniciativa, suponen un 20% aproximadamente de los 751 diputados de la eurocámara.