Menú Buscar
Marta Pascal, en Girona, donde se ha dirigido de forma telemática a los nuevos militantes del PNC / EP

Pascal, al frente del PNC: “No seremos la muleta de nadie”

El nuevo partido reclama “prestigiar las instituciones catalanas” y rechaza las vías unilaterales de Puigdemont y Torra

3 min

Un nuevo partido que se añade al complicado mapa de la política catalana. El Partit Nacionalista de Cataluña se ha constituido este sábado con la elección de Marta Pascal como secretaria general, con el 91% de apoyo. Con la incorporación de jóvenes profesionales, pero con el anclaje de exdirigentes del PDECat y de Convergència, como la propia Pascal, --Carles Campuzano o Jordi Xuclà, aunque no estarán en la ejecutiva--la nueva formación aspira a romper el bloqueo político. “No seremos la muleta de nadie”, ha señalado Pascal, que ha dejado claro que se presentarán en las elecciones catalanas.

La vocación era la de dejar atrás la vía unilateral, y olvidar el camino iniciado por Carles Puigdemont y luego por el actual presidente, Quim Torra. Tras los trabajos realizados por El País de Demà, que ha coordinado en los últimos meses Antoni Garrell, --y que continuará como think tank de la formación—los asociados serán ahora militantes de un partido que no renuncia al derecho a la autodeterminación, pero siempre que se acuerden caminos conjuntos con el Gobierno español.

La base de 'El País de demà'

Pascal, que proviene de las juventudes de CDC, que fue diputada y senadora del PDECat, defenestrada del partido, precisamente, por Puigdemont, será la principal dirigente del PNC. El exlcalde de Vielha y exdiputado de CiU en el Parlament, Àlex Moga, será el secretario de organización.

En el equipo figuran miembros que han colaborado en la plataforma El País de Demà: Marc Perelló, Jordi Gregori, Eva Garrell, Albert Farrés, Adrià Aldomà, Eduard Martínez, Rosa Orriols, Pere Martínez, Bernat Orellana, Mercè Dalmau, Georgina Bombardó, Manel Romans, Marc Tolrà y Rodolfo Fernández.

El espacio del centro-derecha

La cuestión nacional, sin embargo, no será el eje principal. La voluntad del equipo de Pascal es incidir en las cuestiones socio-económicas, que han estado olvidadas por Torra y Puigdemont. Se pretende, con ello, recuperar el espacio de centro-derecha que había sido la referencia de la antigua CiU. “Nacemos con la vocación de centralidad, con voluntad de suma. Queremos que se sienta cómoda mucha gente”, ha clamado Pascal.

El hueco que pueda abrir el nuevo partido lo ha evidenciado el presidente Torra, que ha arremetido contra Pascal por mostrar, a su juicio, “la lealtad con España”. Pero Pascal ha indicado que el problema ahora está centrado en las propias instituciones catalanas, que se deben "prestigiar" de nuevo.