Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Escuela Turó del Drac de Canet de Mar / GOOGLE STREET VIEW

Padres partidarios de la inmersión recogen firmas contra el 25% de castellano en la escuela de Canet

Reclaman a la Consejería de Educación de la Generalitat "las acciones necesarias para blindar" el sistema monolingüe en catalán

3 min

Un grupo de padres de la escuela Turó del Drac de Canet de Mar han puesto en marcha una recogida de firmas en contra de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que establece que al menos un 25% de las clases deben impartirse en castellano.

La familia de un alumno recurrió a la justicia para reclamar su derecho a recibir una educación bilingüe, algo que ha indignado a los partidarios de la inmersión lingüística obligatoria monolingüe en catalán, impuesta por la Generalitat de Cataluña en su sistema educativo

160 firmas

El documento de la recogida de firmas se titula "En defensa de la inmersión lingüística", y sus firmantes se posicionan en contra de la sentencia, expresando su voluntad de que las autoridades "mantengan plenamente" el sistema monolingüe en catalán y lo que denominan "el modelo de escuela catalana".

La recogida de firmas se inició el pasado viernes a la salida de la escuela, y hasta el momento han recogido unas 160. Además de eso, han colgado pancartas a las puertas de la escuela, con lemas como "la lengua no se toca".

El jueves entra en vigor

Los padres que protestan, además, han anunciado que se movilizarán, sin concretar por ahora cómo. "Pedimos a la Consejería de Educación las acciones necesarias para blindar la inmersión lingüística en las escuelas catalanas. Hacemos un llamamiento también al resto de familias y ciudadanía en general a sumarse a las actividades y reivindicaciones que proponemos", señala su escrito.

La medida cautelar del TSJC tiene que entrar en vigor en la clase de la familia demandante en cuestión este mismo jueves 9 de noviembre, y establece que se harán clases en castellano tres tardes y dos horas en horario matinal.

Las familias partidarias de la inmersión monolingüe --en la que la lengua castellana sólo se utiliza en las clases de esta asignatura-- creen que la sentencia favorable al bilingüismo supone una "vulneración" del modelo lingüístico impuesto por la Generalitat, y han recibido en apoyo del Ayuntamiento de Canet, cuya alcaldesa visitará el centro escolar junto al conseller de Educación Josep González-Cambray este mismo jueves.