Menú Buscar
El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, en una imagen de archivo / ÒMNIUM

Òmnium da marcha atrás tras la polémica por los farolillos de la cabalgata de Vic

El presidente de la entidad dice que la delegación de Osona se ha equivocado pero TV3 no rectifica y se responsabiliza solo de la retransmisión

3 min

El presidente de Òmnium Cultual, Jordi Cuixart, ha enviado una carta a los presidentes territoriales de la entidad en la que ha expresado que ve inoportuno el llamamiento que ha hecho la ANC de Vic (Barcelona) y Òmnium de Osona a acudir a la cabalgata de Reyes de Vic con farolillos con la estelada, por lo que les ha pedido que sean más cuidadosos con las iniciativas que impulsan al margen de la dirección de la entidad.

Según han informado fuentes de Òmnium, Cuixart ha afirmado que la propuesta de exhibir estelades en la Cabalgata de Vic --que TV3 emitirá en directo este jueves-- no está en la línea del plan de trabajo de la entidad soberanista, y ha pedido a las territoriales que no colaboren en acciones que no son propias de la organización. Ha lamentado que el apoyo que Òmnium Osona ha ofrecido a la iniciativa de la ANC de Vic se haya interpretado como una acción a nivel catalán de toda la entidad, y ha recordado que las actividades que realizan están bajo el punto de mira y pueden sacarse fuera de contexto.

TV3 no recula y críticas de Rufián

Por su parte, las críticas no han hecho mella en la voluntad de TV3 de retransmitir la controvertida cabalgata. La cadena aduce que no son responsables de la organización del acto y que la decisión de cubrir el evento se tomó "hace meses". Además, ha remarcado que el ente se responsabiliza exclusivamente de la retransmisión, "no de los actos que se convoquen u organicen a su alrededor".

El que sí se ha atrevido a cuestionar la politización de la cabalgata ha sido el diputado de Esquerra Republicana de Cataluña en el Congreso Gabriel Rufián. A pesar de que ha eludido criticar a ANC y Òmnium y ha culpado de lo sucedido a la "polémica orquestada" por PP y Ciudadanos, Rufián ha confesado sentirse incómodo con la idea de que la causa secesionista se mezcle con un acto destinado a los niños: "No me gusta, a algunos nos chirría. Yo no lo haría".