Menú Buscar
Mossos d'Esquadra, de fondo, una manifestación a favor de la independencia por Cataluña / CG

Los Mossos se preparan ante la hipótesis del 1-O

La Dirección General de Seguridad despliega un plan de actuación que finalizará el 15 de octubre y que implica la movilización de todos los antidisturbios

3 min

“Hay que contemplar todas las posibilidades”. Así, con esta equidistancia, han justificado los sindicatos de los Mossos la decisión de la Consejería de Interior de movilizar a todas las unidades de los llamados ARRO y de la Brigada Móvil (los antidisturbios) desde finales del pasado mes de agosto hasta el día 15 de octubre próximo.

Las órdenes de la superioridad (la mayoría no escritas, según los sindicatos consultados), tienen que ver, en primer lugar, con los posibles problemas de orden público y seguridad ciudadana que se pudieran producir durante la Diada ante la previsible aglomeración de cientos de miles de personas en el centro de Barcelona. En segundo lugar, septiembre esta plagado de acontecimientos deportivos de masiva concurrencia que también merecen la atención de los responsables de seguridad. Y, en tercer lugar (y de forma preeminente según las fuentes policiales preguntadas por este medio), el referéndum independentista anunciado para el día 1 de octubre.

Plan por fases

Llama la atención que la movilización de estas unidades de asalto y reacción rápida no alcance también, al menos de momento, a las unidades de policía de proximidad y seguridad ciudadana. Según los sindicatos, da la sensación de que desde Interior se mantiene una expectativa sobre la evolución que la controvertida convocatoria electoral pudiera tener.

De momento, los más de mil agentes de las ARRO y la Brigada Móvil están ya implicados en este operativo que conlleva turnos seguidos de 12 horas diurnas, alternos con turnos de 12 horas nocturnas y dos días de descanso.

Alerta reforzada

Fuentes policiales quieren vincular también este plan de seguridad con el estado de alerta 4 reforzada en el que se encuentra Cataluña desde los atentados del Las Ramblas y Cambrils.

A pesar de ello, esas mismas fuentes admiten que los incidentes que se pudieran producir por la convocatoria (o la eventual desconvocatoria) del referéndum, suponen una preocupación prioritaria para la Dirección General de Seguridad y, por ello, quieren tener a punto la capacidad de reacción si el devenir de los acontecimientos interfiere en la normal convivencia cívica.