Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La monja benedictina Teresa Forcades / EFE

La monja 'indepe' Forcades, investigada por haber recetado supuestamente sustancias ilegales

La acusada lo niega todo "categóricamente" y rechaza haber cometido un presunto delito contra la salud pública

5 min

La Fiscalía de Manresa (Barcelona) ha abierto una investigación para averiguar si la monja y médico Teresa Forcades recetó supuestamente medicamentos prohibidos por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Santiarios (Aemps) para el uso humano. Unas sustancias que se habrían suministrado presuntamente a pacientes que padecen enfermedades graves, y cuya toma podría haber hecho que abandonaran los tratamientos convencionales.

Según han confirmado a Efe fuentes jurídicas, el Ministerio Público ha remitido a los Mossos la denuncia para que lleven a cabo las averiguaciones oportunas tras una denuncia del Colegio de Médicos de Barcelona (COMB).

Denuncia del Colegio de Médicos de Barcelona

El COMB ha explicado, a través de un comunicado, que el pasado mes de enero puso en conocimiento de la Fiscalía Provincial de Barcelona estos hechos que se habrían producido de forma continuada en los últimos años y que "podrían ser constitutivos de delito". "Se da la circunstancia de que la persona colegiada ya había sido advertida por el COMB con anterioridad sobre el hecho de que no podía indicar, recomendar o divulgar teorías o tratamientos (productos o procedimientos) prohibidos para uso humano o sin evidencia científica, al menos en su condición de profesional de la medicina", explica el COMB.

El Colegio, "en cumplimiento de su obligación de velar por la buena praxis médica, está siempre atento ante conductas o prácticas que pueden poner en peligro la salud de los ciudadanos, principal interés de las corporaciones profesionales médicas".

Investigación

La fiscalía ha abierto una investigación contra la monja benedictina Teresa Forcades por un presunto delito contra la salud pública, por haber recetado sustancias ilegales a pacientes que padecían enfermedades graves, según avanzó El País.

El Fiscal de Manresa se ha hecho cargo de la investigación, al ser el partido judicial donde se encuentra el monasterio de Sant Benet de Montserrat, al que pertenece Forcades, y dispone de seis meses para decidir si ve indicios de delito y presenta una querella ante el juez.

Forcades lo niega

Forcades, célebre en su día por haber impulsado la plataforma independentista Procés Constituent, ha negado haber recetado nunca sustancias no autorizadas y asegura que desconoce que la fiscalía la esté investigando por este motivo tras la denuncia presentada por el Colegio de Médicos de Barcelona.

En declaraciones a Efe, la monja ha reconocido que el COMB le abrió un expediente en 2018 por defender el uso del clorito de sodio como posible medicamento para varias enfermedades y le amenazó con llevarla a la fiscalía, aunque no ha recibido desde entonces ninguna comunicación de ello. "No me consta haber recibido ninguna denuncia ni comunicación de ninguna clase por parte de fiscalía", ha declarado la religiosa, que ha negado "categóricamente" haber recetado sustancias ilegales "ni haber infringido cualquier norma deontológica".

Se plantea acciones legales

"Desde el año 2018, el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona está intentando de manera activa y constante coartar mi libertad de expresión sin ningún tipo de base ni de evidencia científica", ha denunciado la monja, partidaria de hacer ensayos clínicos para verificar las supuestas bondades médicas del clorito de sodio, un producto que no está autorizado como medicamento, pero que ella defiende. La monja ha dicho que se reserva el derecho a ejercer acciones judiciales, "incluidas las penales", contra los responsables de imputarle el hecho de haber recetado sustancias ilegales "y contra aquellas personas que difundan informaciones falsas contra mi persona".

Teresa Forcades (Barcelona, 1966) es licenciada en Medicina por la Universidad de Barcelona y cursó la especialidad de Medicina Interna en la Universidad Central de Nueva York, siempre se ha mostrado muy crítica con las compañías farmacéuticas por su afán crematístico y ha criticado algunas vacunas.