Menú Buscar
Los 'indepes' reciben a Matamala en el aeropuerto de Girona / TWITTER

Matamala irrita al PDeCAT con su regreso “ficticio al exilio”

El empresario que ha ayudado a Puigdemont se va a Waterloo tras perder su “inmunidad” como senador, aunque no corre ningún peligro para ser detenido

24.09.2019 00:00 h.
6 min

Una ficción. Un “cuento” de Josep Maria Matamala, el empresario amigo de Carles Puigdemont, que regresa a Waterloo para acompañar, de nuevo, al expresidente catalán. El propio Matamala, a través de su hija Neus, señala que lo hace para no ser detenido. Al acabar la legislatura, y tras perder su condición de senador, ésta dice que se marcha porque pierde la “inmunidad”. Pero el empresario no corre ningún peligro. Podría quedarse perfectamente en España, como señalan fuentes judiciales.

Los comentarios de Matamala han creado un gran malestar en sectores del PDeCAT, que ya no pueden más con Puigdemont y con el lenguaje utilizado por una parte del independentismo, con el "regreso ficticio al exilio". Esa palabra, "exilio”, como señalan las entidades soberanistas y los dirigentes independentistas, no casa ni con el expresidente, ni con Matamala, un ciudadano que está siendo investigado por un delito de encubrimiento con las personas que acompañaron a Puigdemont cuando éste fue detenido en Alemania en marzo de 2018. Pero eso no implica que pueda ser detenido.

El apoyo de Torra

Se va porque quiere, no pasaría nada si se queda, pero con ello genera un determinado ambiente que el independentismo aplaude, y que le va bien a Matamala, como si fuera un héroe político”, asegura un abogado penalista, que conoce bien al amigo de Puigdemont.

La causa contra Matamala acabó archivada. Se reabrió, sin embargo, a instancias de la Fiscalía, hace ocho meses, y el juez ofreció la posibilidad al empresario de declarar de forma voluntaria. Aunque se conoce su situación jurídica, el presidente Quim Torra envió, a través de las redes sociales, “todo el apoyo” a la familia Matamala. “Volveremos a llevar a Jami (su nombre familiar) a casa”.

Josep Maria Matamala, la 'sombra' de Puigdemont en Bruselas / EFE
Josep Maria Matamala, la 'sombra' de Puigdemont en Bruselas / EFE

Listas al Senado

El independentismo necesita símbolos, y ha encontrado en Matamala a uno de los mejores: un empresario abnegado que presta sus recursos al expresidente, y que, tras tener la condición de aforado, al ser designado en las listas al Senado por el propio Puigdemont, pierde su condición y peligra su libertad. Nada más lejos de la realidad.

Fue recibido como un héroe de guerra el pasado 14 de mayo en Girona, después de 18 meses en el “exilio”, y fue elegido senador en las listas de Junts per Catalunya en la misma circunscripción de Girona en las elecciones del 28 de abril.

Declaración voluntaria

Matamala se acogió a su condición de senador, lo que le permitió ser aforado, para rechazar la petición del juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, quien le brindó la posibilidad de declarar de forma voluntaria. Se basaba el juez en el artículo 118 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. El empresario sólo quería declarar, si era necesario, en el Tribunal Supremo.

Carles Puigdemont, acompañado de Pilar Rahola, Jordi Puigneró, Jami Matamala, Jaume Alonso-Cuevillas y Lluís Puig, entre otros, en su quedada veraniega en Waterloo / INSTAGRAM
Carles Puigdemont, acompañado de Pilar Rahola, Jordi Puigneró, Jami Matamala, Jaume Alonso-Cuevillas y Lluís Puig, entre otros, en su quedada veraniega en Waterloo / INSTAGRAM

En el auto, el magistrado, tras dar cuenta de la condición de aforado de Matamala, tras acceder a la condición de senador, señalaba que se debía agotar la instrucción de la causa “a fin de permitirse una más fundada decisión, no ya sobre la racionalidad de los indicios de existencia de la infracción penal, sino de los que pueda haber de participación en ella de la persona aforada. Para ello deben depurarse en el juzgado de instrucción de origen cuantas diligencias sea precisas para completar la investigación de los hechos, y así constatar suficientemente los hechos que son la base de las presuntas infracciones penales, al efecto no sólo de acreditar los mismos, sino también el grado de participación que en ellos hubiera podido tener la persona aforada”.

"Sobreactuación"

Las mismas fuentes judiciales consultadas insisten en que regresar a Waterloo es “una decisión personal, que no está justificada por su supuesta pérdida de la inmunidad como senador”.

En el PDeCAT se respira ya un hartazgo importante. Porque el lenguaje y la propia actuación del presidente Torra es de “sobreactuación”. Matamala podría volver a España en pocas semanas, porque Puigdemont quiere que forme parte, de nuevo, de las listas de Junts per Catalunya al Senado, y el 7 de octubre es la fecha límite para presentarlas. Habrá pasado unas semanas, de forma voluntaria, en Waterloo.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información