Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Plinia Azzena, la jueza de la Corte de Apelación de Sassari ante la que declaró el expresidente de Cataluña Carles Puigdemont / LA NUOVA SARDEGNA

La magistrada a la que se enfrenta Puigdemont: la ‘dama de hierro’ de la justicia italiana

Plinia Azzena, con 69 años y a meses de jubilarse, fue la primera mujer de la historia de Italia en presidir la sección penal

4 min

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont declarará a partir de las once de la mañana ante la Corte de Apelación de Sassari (Cerdeña, Italia). La jueza instructora del caso es Plinia Clara Azzena, que ejerce como consejera de la justicia.

Azzena fue la primera mujer en la historia de Italia en presidir la sección penal de un juzgado. Ahora, con 69 años y a pocos meses de jubilarse, coge las riendas del caso del expresident tras dejarlo en libertad sin medidas cautelares el pasado 24 de septiembre. 

Declaración de Puigdemont

La Corte de Apelación de Sassari cuenta con diferentes líneas políticas entre los jueces, e incluso algunos se aproximan a las acciones propagandísticas independentistas de los “Países Catalanes”. La jueza sarda, con un amplio historial en Italia, decretó la libertad sin medidas cautelares del expresident y lo citó para este 4 de octubre. Aunque en un principio pareciera que la influencia procatalana del presidente de la Corte de Sassari, Mariano Salvatore --habló de “Países Catalanes” en 2011-- podría influir en la resolución del prófugo, Azzena destaca por no haberse posicionado en este campo.

La magistrada se pronunciará este lunes, tras la declaración de Puigdemont. La jueza, en una entrevista en La Nuova Sardegna, aseguró que nunca ha tenido miedo a la hora de juzgar “porque es una decisión que hay que tomar con serenidad”. Según su historial en el panorama penal italiano, podría acogerse a la euroorden del juez del Supremo español Pablo Llarena si el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) no restablece de forma cautelar la inmunidad del expresidente catalán. Cabe recordar que la defensa del político catalán presentó un recurso el pasado 1 de octubre ante el TGUE solicitando que se le devolviera dicho privilegio.

Un caso "fácil"

Azzena cuenta con casi cuatro décadas de experiencia en la justicia italiana. Hasta 2012, fue presidenta de la Sección Penal de la Corte y ha juzgado algunos de los casos más escabrosos y mediáticos de Cerdeña. Entre ellos, el secuestro del empresario agrícola Giovanni Battista Tittu Pinna, que permaneció en cautiverio ocho meses, y el de Vicky Danij, una niña de nacionalidad húngara decapitada en 1996.

La posible jubilación de la magistrada en los próximos meses, al estar próxima a los 70 años, implica que no está condicionada por presiones políticas de ningún tipo. Esto puede propiciar que la dureza o claridad con la que este lunes se pronuncie sea mayor que en los veredictos anteriores de la justicia alemana o belga, tal y como se apunta desde el país transalpino. Puigdemont ha topado con una dama de hierro en una cuestión que, comparada con las anteriores pugnas judiciales que ha mantenido, es un mero trámite en Italia.