Menú Buscar
El vicepresidente económico del Govern (d), Oriol Junqueras, con Carme Forcadell, presidenta del Parlament, en la presentación de los presupuestos de 2016.

Los presupuestos de Junqueras cumplen con el límite del déficit marcado por Montoro

"No hay ingresos que dependan de la negociación política", afirma el vicepresidente catalán, que descarta un adelanto electoral si hay prórroga presupuestaria

Cristina Farrés, María Jesús Cañizares
4 min

El vicepresidente económico de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha explicado que los presupuestos de 2016 cumplen con el límite de déficit marcado por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, es decir, un 0,7% del PIB, pese a calificarlo de "injusto y arbitrario". A diferencia de las cuentas aprobadas por su predecesor, Andreu Mas-Colell, "no hay ingresos que dependan de la negociación política" y se ha optado por partidas más realistas, en lugar de encomendarse por ejemplo a privatizaciones, como hizo el anterior gobierno en unos presupuestos que fueron tildados de "fantasma".

Junqueras ha calificado sus presupuestos, que ascienden a 23.747 millones de euros, de "rigurosos" y que se han beneficiado de la mejora de la situación económica, así como la reducción de los intereses de la deuda, que este año alcanzará los 76.610 millones de euros. Todo ello ha permitido aumentar las cuentas en 875 millones, en su mayoría destinados a las partidas sociales y no depender de esa dependencia del Gobierno español "excepto en aquellos asuntos donde ya hay una negociación avanzada", como la financiación de los Mossos d'Esquadra, que contempla una financiación de 270 millones para 2015 y 89 millones para 2016.

Crecimiento económico

En las cuentas también se ha valorado la previsión de crecimiento de la economía del 2,9%, del aumento del consumo y de las exportaciones, pero también la exigencia del límite de déficit que el vicepresidente económico ha calificado de "injusto y arbitrario", pues "estrangula nuestras potencialidades en el ámbito social".

Los presupuestos, ha dicho, quieren atender las necesidades de la ciudadanía, especialmente, hacia aquellas personas que más lo necesitan. Así, el gasto social ha pasado de 16.612 millones a 17.486 millones (el 73,6% del presupuesto, frente al 71% del gasto social de las cuentas de 2015), siendo Educación (252 millones), Salud (316 millones) y Trabajo y Familia (173 millones) las áreas que más se benefician de esos incrementos.

Modelo de financiación agotado

Pese a los indicadores positivos, el Gobierno catalán denuncia el descenso de los ingresos desde 2009, lo que, según Junqueras, se debe a un "modelo de financiación autonómica agotado", donde el Estado "distribuye los ingresos de forma sesgada, perjudicando a las comunidades autónomas". Así, Junqueras ha asegurado que el déficit fiscal de Cataluña con la administración española asciende al 7,5%, y la suspensión de tributos catalanes decretada por el Tribunal Constitucional (viviendas vacías, depósitos bancarios, provisión de prestadores de servicios de comunicación electrónica, producción de energía y copago farmacéutico) ha tenido un impacto negativo anual de 886 millones.

Junqueras ha subrayado el esfuerzo que ha hecho Cataluña en la reducción del déficit de "casi el doble de lo que le correspondería por su peso en la gestión del gasto". El líder de ERC asegura haber puesto fin a la inversión por encima de las posibilidades presupuestarias con la finalidad de tener menos dependencia bancaria.

Junqueras confía en encontrar los apoyos necesarios para poder aprobar los presupuestos en el Parlamento catalán, a pesar de que la CUP --socio principal-- no lo ha garantizado. Respecto a un posible adelanto electoral en el supuesto de que no puedan ser aprobados, el republicano ha dicho que "ha habido muchos presupuestos prorrogados y no se ha ido a un avance electoral. El objetivo de este gobierno es encaminar Cataluña hacia la independencia y nosotros cumpliremos con nuestro mandato".