Menú Buscar
Ada Colau y Lluís Rabell en un encuentro con la FAVB / BARCELONA EN COMÚ

Lluís Rabell: "Espero que Colau acepte los votos de Valls"

El exdiputado de Catalunya Sí Que Es Pot es una de las voces que reclaman a la todavía alcaldesa de Barcelona que admita los sufragios del ex primer ministro francés para la investidura

03.06.2019 00:00 h.
19 min

Lluís Rabell (Barcelona, 1954) fue diputado de la formación izquierdista Catalunya Sí Que Es Pot (CSQEP) en el Parlament de Catalunya de 2015 hasta finales de octubre de 2017, por lo que vivió en primera línea el convulso otoño independentista de ese año. Como activista y líder vecinal --fue presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona-- vio emerger la figura de Ada Colau al frente de la PAH. Federalista convencido, no quiere que Ernest Maragall ni ERC dirijan el Ayuntamiento, y recomienda a la todavía alcaldesa que acepte los votos de Manuel Valls para seguir al frente del consistorio barcelonés. Y que se aleje del independentismo porque, asegura, no es una idea progresista. 

-¿El procés ha pasado factura a Ada Colau?

- Sí, a todo el mundo. Al PSC ya le pasó y ahora le pasa a los comunes, que han tenido una dificultad de definir su proyecto estratégico. Su ambivalencia con el procés lo hace difícilmente identificable. Los votos que han determinado que Ada Colau no ganara la alcaldía son los que ahora han vuelto al PSC en los barrios populares de Barcelona. No por inversión social, ni por castigo a la gestión municipal, sino por crítica o desconfianza a su ambigüedad en el tema nacional. El discurso del PSC era más claro en esto: no quería de ninguna manera que Barcelona estuviera gobernada por un líder independentista. Se han perdido muchos votos en esos barrios, que además son los más difíciles de movilizar. Uno de los desafíos de los comunes en esta nueva etapa, si la sentencia del Supremo lleva aparejada la convocatoria de unas elecciones autonómicas, es definir un posicionamiento claro en la cuestión nacional. Por eso es determinante, y espero que lo hagan, que los comunes opten por un gobierno Colau-Collboni, porque es enviar un mensaje claro: no habrá connivencia con la aventura procesista. El único gobierno de izquierdas viable es entre los comuns y el PSC, y eso implica aceptar los votos de Manuel Valls para la investidura.

-¿Y qué debería hacer respecto al independentismo?

-Creo que será imposible construir un proyecto de izquierda alternativa en Cataluña que no sea nítidamente federalista. Yo era de los que pensaba que era posible mantener un espacio de convivencia o coexistencia entre el independentismo y el federalismo. Pero el procés ha puesto en crisis esta idea, que aún está presente en los comunes. Tendremos que hacer la discusión y entender que tenemos que oponernos al procés tal y como se ha desarrollado, con una ruptura unilateral. El objetivo mismo de independencia como tal no es asumible por la izquierda. El tiempo histórico en que la formación de un Estado nacional era relativamente progresista ha quedado superado por la época de la globalización. Ahora la única perspectiva creíble de un Estado catalán independiente sería la que dibujaron las leyes de desconexión del 6 y 7 de septiembre de 2017. Es decir, un Estado no de Derecho, sino populista, con un poder Ejecutivo que sometía al Judicial y que partía de la definición de un demos sospechosamente homogéneo. Un Estado no democrático. La gente que intentaba imaginar su viabilidad lo pensaba como un paraíso fiscal. Es la lógica natural de lo que sería un nuevo Estado independiente en el mundo globalizado. Es necesaria una crítica de izquierdas, no sólo del procesismo, sino de la misma idea de independencia. La independencia no es una idea progresista. La idea más progresista es construir ámbitos de cooperación muy amplios, a nivel español y europeo, que establezcan el reconocimiento y la convivencia de las identidades y realidades nacionales, que las acomoden, y que establezcan niveles de cogobierno, de soberanías compartidas y cooperación.

-¿Cómo deben abordar los comuns el debate sobre el procés?

-La idea de la independencia como un episodio de progreso o de desarrollo es una quimera, no se sostiene sobre ninguna evidencia empírica ni razonamiento serio. Pero es una solución mágica, que responde a las angustias y tribulaciones y al miedo al futuro que sacude a las clases medias de este país y de toda Europa. Tal y como ha derivado y se ha desarrollado el procés, ha acabado decantándose como un movimiento de las clases medias de una de las regiones más ricas de Europa insolidario, de intentar salvarse solos. Con una dinámica de repliegue identitario. Tiene similitudes con el Brexit. Y eso la izquierda ha de tener el valor de explicarlo. La salida no es una ilusoria república, sino una federación avanzada. El debate entre todos los sectores de los comuns sobre este tema no será sencillo.

Jaume Asens, Ada Colau y Gerardo Pisarello con cara de circunstancias en la sede de En Comú Podem durante el seguimiento del escrutinio de los resultados del 28A / EFE

Jaume Asens, Ada Colau y Gerardo Pisarello con cara de circunstancias en la sede de En Comú Podem durante el seguimiento del escrutinio de los resultados del 28A / EFE

-¿Será fácil que los comuns se desmarquen del procés cuando alguno de sus dirigentes, como Jaume Asens, se ha declarado independentista?

-Estos dirigentes se parecen muy poco a la base social. El votante de los comuns es federalista o autonomista, incluso --según algunas encuestas-- más que el votante PSC. El impulso social que hizo arrancar a Podemos en Cataluña era una base muy popular, muy obrera, de gente trabajadora humilde, poco organizada y que necesitaba referentes políticos claros. En su tiempo, fue el felipismo. En un partido de izquierdas, los cuadros medios y las direcciones tienen un peso importante de gente intelectual, lo cual es normal. Pero es necesaria una cierta conexión. El debate necesario sobre el futuro de la izquierda en Cataluña necesitará cambios en la dirección. No hablo de expulsar a nadie. Pero sí se necesitará que la dirección se parezca más culturalmente y políticamente a la base social, que es la que se ha apartado de nosotros cuando hemos hecho el tonto. Es un desafío complicado. Es necesario que la gente sepa qué queremos hacer, qué quieren los comunes. Dónde nos encontrará y dónde no.

-¿Qué cree que hará Colau? Manuel Valls le ofrece sus votos para la investidura a cambio de nada...

-Supongo que lo está sopesando. Tiene mucho instinto político. Esperemos que acierte y su entorno también. El debate que se ha instalado es lógico, todo tiene sus costes. Pero aceptar los votos de Valls es pura democracia política. No son menos progresistas o menos legítimos sus votos que los de ERC. Están ahí porque una parte de la ciudadanía los ha votado. Y no es un pacto de gobierno. Valls está haciendo una jugada muy inteligente. Haga lo que haga Ada, él queda como un señor. No es inocente. Ha entendido que no puede jugar la carta de ser un muñeco de Ciudadanos. Ha sabido leer que su mal resultado es porque Cs fue a la manifestación de la plaza de Colón de Madrid. Ha sido primer ministro y la República francesa enseña mucho a hacer política. No tiene que haber ninguna reticencia a aceptarlo y saber que forma parte del juego de la política. Lo otro es entender que la política es una especie de cosa purista. Es como decir: "no queremos estos votos porque no nos gustan". Lo que nos ha de gustar o no es el destino de la ciudad, si está en manos de unos u otros. La gente que vota socialista o comuns se pregunta: "¿A qué estáis esperando, qué manías tenéis?". Porque intuyen que lo que hay en juego es eso, y no una parafernalia como de patio de escuela, prepolítica, de "este me gusta o este no, o me da miedo"...

-¿Y por qué parecen tan reticentes a aceptar esos votos de Valls?

-En el fondo, este miedo y estas reticencias de algunos a aceptar los votos de Valls es la presión del marco mental del independentismo. Han generado la idea de que todo lo que tiene que ver con la independencia es legítimo. Ellos pueden hacerlo todo. Y todo lo que no esté dentro de este marco es sospechoso casi de protofascismo, o de no democrático. Ellos pueden investir a un carlista como presidente de la Generalitat con votos de izquierda y la supuesta extrema izquierda y no pasa nada. Pero que tú formes tu propio programa y un gobierno de izquierdas y te vote un partido de centroderecha parece que sea un pecado mortal. Ese ha sido el gran triunfo del procesismo. Come la moral. Quien instala su relato dominante, gana. Si Ada toma, como esperamos muchos, la decisión de decir: "formo un gobierno con Collboni y salimos adelante", es enfrentarse a ese relato.

Manuel Valls tras conocer los resultados de las elecciones municipales. Puede haber pactos postelectorales. Puede pactar / VALLS

Manuel Valls, tras conocer el resultado de las municipales / VALLS

-¿Qué pasaría si Colau rechazara los votos de Valls y dejara la alcaldía a Maragall?

-El problema no es hacer alianzas con Maragall o no, sino conservar el poder o cederlo. La gente lo leerá así. Si no haces todo lo que puedes y está en tus manos, la gente no entendería este abandono del gobierno municipal más que como una cesión, o como una connivencia con el procés. Se leería así, por parte de la gente que ya ha hecho una advertencia seria en las municipales con este desplazamiento de votos por este motivo. Y sería dramático para el futuro del proyecto político de los comuns. Nos jugamos mucho con esta decisión. Espero que se imponga el seny, y que pese a todas las presiones y temblores de piernas, acabe apostándose por la salida más razonable y la que corresponde más al sentimiento mayoritario de la sociedad.

-¿ERC haría políticas de izquierdas en el Ayuntamiento?

-Podría hacerlas en Barcelona y en Cataluña si estuviera en una relación minoritaria o subyugada por un potente bloque de izquierda social formada por los comuns y los socialistas. ERC es sobretodo el partido de las clases medias, en su psicología, composición e ideología. Y éstas basculan entre la derecha y la izquierda, siempre. Si el polo de izquierda social es potente, se la puede arrastrar. De manera teórica, es difícil imaginarse un gobierno con una mayoría de progreso social que no incorpore el espacio de ERC. Ahora mismo no se dan las condiciones para esta alianza, porque todo está dominado por el procés. Y el objetivo de la llegada de ERC al ayuntamiento ha estado determinado por su estrategia en el procés y por su lucha con los convergentes. Es normal que en estos primeros días se hable del tripartito, pero todos saben que no es posible.

-¿No ve viable entonces un gobierno municipal conjunto de Maragall y Colau?

-No se les puede arrastrar a la izquierda. ERC tiene una fuerza organizada y un objetivo claro. Nuestro espacio está en una situación de debilidad frente a ellos. En regidores, en territorio, en presencia mediática, en la Generalitat… la correlación de fuerzas es desigual. No puedes conducirlos a hacer otra política. Al contrario, sería el abrazo del oso. Y el discurso de Maragall después de las elecciones fue que quiere convertir Barcelona en centro de agitación procesista. Aparte de que Maragall representa unas prácticas muy liberales: fue de los consejeros más derechistas del Tripartito. Su ley de Educación generó cuatro huelgas generales. El objetivo de ERC está subordinado al procés y a la lucha por la hegemonía. ERC ha tenido un resultado impresionante en las municipales, pero en las europeas ha ganado Puigdemont. Su lucha por la hegemonía no está resuelta. Y ese es un motor de desestabilización en Cataluña y España. Un gobierno de ERC en Barcelona estaría constantemente condicionado por esto. Las políticas de ciudad y la gestión serían secundarias para ellos.

Ada Colau (BComú) y Ernest Maragall (ERC) en el debate de TV3 / EP

Ada Colau (BComú) y Ernest Maragall (ERC) en el debate de TV3 / EP

-¿Ve a Maragall como próximo alcalde?

-Espero que no. Sería un problema grave, porque situaría Barcelona, con todo su potencial y su proyección internacional, como una plataforma para una próxima embestida secesionista, una nueva aventura para nuevos episodios de tensión institucional. Es algo objetivo, no demonizo. No quiero decir que no se puedan llegar a acuerdos con ERC. Sino, políticamente, el papel que jugaría una alcaldía de ERC en estos momentos y en este contexto político.

-¿Cuál es la salida en los próximos días?

-La decisión está en manos de los dirigentes de los comuns. Espero que sopesen los pros y los contras. Cualquier opción tiene sus costes. Un gobierno Colau-Collboni, aceptando los votos de Valls, tiene el coste que todos se imaginan. Al minuto siguiente de aceptar esta perspectiva, la división mediática Ítaca se lanzará por tierra, mar y aire, y tendremos a TV3, Catalunya Ràdio y los otros diarios subvencionados hablando de “traición nacional”, “botiflers” y todo lo que puedas imaginar. Gabriel Rufián repartirá sus monedas de plata en Twitter… si hubiera una república, lo nombrarían gobernador del banco de Cataluña. La responsabilidad democrática de las izquierdas pide tener la capacidad de aguantar esta embestida y apostar por una reconducción del conflicto.

-¿La sentencia del Tribunal Supremo en el juicio del 1-O afectará a nivel institucional?

-Será un momento crítico y muy duro. Es difícil imaginar una sentencia absolutoria viendo cómo ha ido el juicio, ojalá la haya. Sea como sea el ámbito político que tenga que gestionar el escenario post-sentencia, se necesitarán Gobiernos dispuestos a serenar los ánimos y generar las condiciones favorables para una salida política. Hasta que los presos no salgan, será muy difícil abordar soluciones. Se mantendrá abierta una herida, un sentimiento de humillación, de agravio, de sufrimiento. Hay que ver cómo llegar a una situación normalizada para salir del lío en el que nos metió el Gobierno anterior con una dinámica de judicialización. Ahora un Gobierno que querría desactivar el conflicto, se encuentra con un aparato judicial que fue encargado de ser la última trinchera de la defensa de la “unidad nacional”. En estas circunstancias difíciles de gestionar, sería muy bueno tener un gobierno de Barcelona de seny, de diálogo y distensión. No necesitamos agitación, los ánimos ya están bastante caldeados. Y con razones objetivas.