Menú Buscar
Marc Solsona, alcalde de Mollerussa y portavoz del PDECat / EP

JxCat y PDECat, a la greña por la marca electoral

La propiedad sobre la candidatura divide a los compañeros de partido, que tampoco se ponen de acuerdo sobre el alcance de la ruptura

4 min

Desde que Puigdemont anunció su intención de crear un partido político al margen del PDECat, se ha desatado la guerra en el espacio posconvergente. La manzana de la discordia entre el Partido Demócrata y Junts es la propiedad de la marca electoral JxCat, que fue creada por el expresidente fugado para presentarse a las elecciones catalanas de 2017.

Pese a que el nombre de la candidatura fue acuñado por Puigdemont con el beneplácito del PDECat, entonces presidido por Artur Mas, este fue registrado por el Partit Demòcrata, razón por la cual JxCat siempre se ha presentado en coalición con la formación heredera de Convergència.

El PDECat reivindica la marca

El portavoz del PDECat, Marc Solsona, ha sido tajante: las siglas de JxCat las tiene registradas el Partit Demòcrata. "Se puede mirar de muchas maneras e intentar confundir, pero la realidad es una. Éste es un debate estéril cuando todo el mundo ya sabe de quién es --la marca--, quién puede usarla y quién no", ha afirmado Solsona, que ha remarcado: "No se puede hacer nada de JxCat sin nosotros, porque nosotros somos JxCat".

En cambio, la alcaldesa de Girona y afín a Puigdemont, Marta Madrenas, no ha querido entrar en detalles legales y ha señalado simplemente que "la marca es del más del millón de personas que han otorgado su confianza estas últimas cinco elecciones".

Madrenas niega que haya ruptura

Además, Madrenas ha considerado que "en absoluto hay una ruptura" y ha remarcado que "no se trata de escoger" entre el Partit Demòcrata o JxCat, pese a que el entorno de Puigdemont haya forzado un congreso para el 25 de julio sin un acuerdo con los demócratas.

​"Los del PDECat no solo tendrán cabida, sino que son imprescindibles: cuando se superen estos pequeños escollos, seguro que continuarán formando parte de este espacio integrador que es JxCat", ha pronosticado la alcaldesa. Esta aseveración contrasta con el parecer de Solsona, que ha señalado que el entorno de Puigdemont ha dado la convivencia por "finiquitada".

El papel clave de la Crida

​La ruptura con el PDECat y la decisión de Puigdemont y Sànchez de impulsar un nuevo partido abre diferentes escenarios para la Crida: podría desaparecer para integrarse en la nueva formación de Puigdemont o, por contra, podría servir de pista de aterrizaje del proyecto del expresidente catalán al no haber alcanzado un acuerdo con el Partit Demòcrata.

En este contexto, el secretario general de la Crida, Toni Morral, ha anunciado que organizarán una consulta a sus asociados para decidir el futuro de esta organización, sin desvelar el contenido de la pregunta. La Crida, impulsada por Carles Puigdemont y Jordi Sànchez, nació como una asociación, pero sus estatutos contemplan la posibilidad de convertirse en partido.