Menú Buscar
Miquel Samper (i), miembro de los 'confrontadores inteligentes' de Carles Puigdemont, toma posesión como consejero de Interior ante Quim Torra (c) y la atenta mirada de Pere Aragonès (d) / RUBEN MORENO

JxCat tira de la reserva de ‘confrontadores inteligentes’ para agotar la legislatura

Samper negoció con Gordó, investigado por el 3%, la creación de un nuevo partido; Tremosa, sin experiencia empresarial, y Ponsa son convergentes de toda la vida aupados por su radicalidad

4 min

Quim Torra ha remodelado su gobierno con perfiles duros, a la medida de las necesidades de Carles Puigdemont, decidido a utilizar el Ejecutivo catalán como plataforma electoral hasta que se agote la legislatura. Los tres nuevos consejeros no esconden su complicidad con la “confrontación inteligente” que defiende el de Waterloo. Una propuesta sin contenido ni hoja de ruta, pero que como lema parece satisfacer a estos antiguos convergentes, reconvertidos ahora en defensores de la independencia unilateral.

Ángels Ponsa (i), nueva consejera de Cultura, con Mariàngela Vilallonga (d), titular saliente / Govern
Àngels Ponsa (i), nueva consejera de Cultura, con Mariàngela Vilallonga (d), titular saliente / Govern

De hecho, hay quien incluso maniobró para embarcarse en un proyecto político con el controvertido Germà Gordó, investigado por el caso 3% relativo a la financiación irregular de CDC mediante el cobro de comisiones por adjudicación de obra pública. Este es el caso del nuevo consejero de Interior, Miquel Samper, que fue teniente de alcalde en Terrassa (Barcelona), y cuya trayectoria política es especialmente curiosa. Este abogado de Matadepera (Barcelona) se arrimó a Josep Rull, veterano dirigente convergente en Terrassa, con la finalidad de convertirse en su sucesor. La jugada no le salió bien --problemas de financiación de la campaña--, por lo que finalmente entró en el gobierno socialista. Pudo hacerlo con ERC, pero rehusó.

Amistad con Gordó

Su amistad con Gordó, exconsejero de Justicia, le llevó a implicarse en la candidatura alternativa a Marta Pascal en el PDECat, e incluso en la creación de un nuevo partido. Finalmente, Gordó fundó Convergents, que ahora llama a la puerta de la propia Pascal, líder actual del Partit Nacionalista de Catalunya (PNC), e incluso del PSC.

El eurodiputado de PDECat, la antigua Convergència, Ramon Tremosa (segundo por la izquierda) junto al presidente Carles Puigdemont, en la presentación de su libro / EUROPA PRESS
El exeurodiputado Ramon Tremosa (segundo por la izquierda), junto al presidente Carles Puigdemont / EUROPA PRESS

Àngels Ponsa es otra convergente de toda la vida que fue concejal en Sant Quirze del Vallès (Barcelona) gracias a un pacto entre CiU y PSC, que aupó a Montserrat Mundi a la alcaldía. Curiosamente, este ayuntamiento fue investigado por las adjudicaciones a la constructora Teyco, una de las empresas implicadas también en el caso 3%.

Sin embargo, Ponsa está considerada como miembro del clásico lobby convergente de Sant Cugat, al que también pertenecen los consejeros de la Generalitat Damià Calvet y Jordi Puigneró, quienes se postulan como candidatos a las elecciones catalanas.

Sin experiencia empresarial

Ramon Tremosa, el más conocido de los tres nuevos consejeros, asume la consejería de Empresa sin experiencia en el ámbito empresarial y con un pasado liberal que desmonta la teoría de Puigdemont de que el nuevo JxCat es un partido de izquierda. Pero su fidelidad al de Waterloo --el exeurodiputado le equiparó a los presidentes de EEUU y China, el Dalai Lama y el Papa de Roma-- ha sido reconocida. Su apuesta por la vía eslovena o la autoría de frases del tipo "sin reventar Convergència, no hay independencia", forman parte de su historial neoindependentista.

Su paso por el Parlamento europeo fue especialmente polémico. Tremosa votó a favor de crear una agencia europea para la vigilancia de los vehículos. Pero, a continuación, votó también una enmienda crítica con esa agencia. Asimismo, arremetió contra el Gobierno español por poner trabas a Cabify, mientras que su propio partido, el PDECat, a través de la Generalitat, llevaba a esta app de transporte a los tribunales.

Destacadas en Política