Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La alcaldesa de Vic, Anna Erra, con una imagen de Carles Puigdemont de fondo / EUROPA PRESS

La justicia acusa a la alcaldesa de Vic de “ataque directo a la libertad ideológica”

Una contundente sentencia anula la decisión del consistorio independentista de vetar un acto de Ciudadanos; la edil argumentó que sus posturas políticas son contrarias a la inmersión lingüística

9 min

Un juez de Barcelona considera que el Ayuntamiento de Vic (Barcelona) cometió un “ataque directo al derecho fundamental a la libertad ideológica” al prohibir un acto de Ciudadanos (Cs). El consistorio, cuya alcaldesa es Anna Erra (JxCat), alegó para vetar la instalación de una carpa informativa de la formación naranja el rechazo de ésta a la inmersión lingüística monolingüe obligatoria en catalán y porque sus posturas políticas "chocan contra la opinión pública en la ciudad".

El acto se celebró finalmente, pero Cs presentó un recurso ante el Juzgado de lo Contencioso 15 de Barcelona contra la resolución del concejal de Mundo Rural, Medio Ambiente, Mantenimiento, Servicios y Vía Pública de Vic, firmada el 17 de enero de 2022, en la que se denegaba la solicitud de autorización para la ocupación temporal de la vía pública el 30 de enero, de 10 a 14 horas, en la calle Bisbe Strauch, esquina paseo de la Generalitat, a los efectos de instalar una carpa informativa. Cs consideraba que se habían vulnerado sus derechos constitucionales a reunión pacífica, libertad ideológica e igualdad. El juzgado le ha dado la razón en una contundente sentencia, a la que ha tenido acceso Crónica Global, y anula a resolución municipal.

Los argumentos del ayuntamiento

En su demanda, Ciudadanos aludió las alegaciones formuladas por el consistorio en las medidas cautelarísimas, donde “se puso de manifiesto la auténtica motivación de la denegación, haciendo referencia a que el partido ahora recurrente se posiciona claramente en contra del sistema de inmersión lingüística, que choca con la opinión pública mayoritaria en la ciudad o que la solicitud se hace en un momento en que el ataque a la lengua catalana y al sistema de inmersión de la escuela catalana está en primera plana política; que desde el ayuntamiento no se quiere facilitar el ataque contra la lengua catalana ni la escuela catalana y que lejos de constituir un punto informativo para fomentar la armonía y la cohesión se pretende incentivar el enfrentamiento”.

En efecto, el gobierno municipal negó que se hubiera vulnerado el derecho de reunión o manifestación porque “en ningún momento la parte actora pretendía ejercer dichos derechos sino hacer proselitismo de su visión de la situación lingüística de las aulas en Cataluña”, y que Cs “no tiene ningún arraigo en el territorio”, según los nacionalistas.

Duro alegato del fiscal

Por su parte, el ministerio fiscal aludió a “los valores superiores del ordenamiento jurídico mencionados en el artículo 1 de la Constitución”, tras destacar “el reconocimiento expreso del pluralismo político y la función de los partidos políticos como expresión de ese pluralismo e instrumento para la participación política”. La fiscalía manifestó “su sorpresa porque la decisión municipal se fundamente en una ordenanza municipal prevista para fines tan prosaicos como colocar un quiosco o las paradas de un mercado callejero; considera que lo que, en realidad, hace el ayuntamiento es impedir el ejercicio de derechos fundamentales como el de libertad ideológica, reunión o de igualdad ante la ley, que debería garantizar por encima de todo”.

A su juicio, el consistorio de Vic “no sólo ha limitado gravemente el ejercicio de los derechos fundamentales alegados por los recurrentes sino que lo ha hecho sin justificación alguna ni formal ni material”, sin indicar “motivo alguno para prohibir el acto, lo que además de una arbitrariedad ejecutada con la excusa de ejercer la facultad municipal de ordenación del uso del espacio público es una falta de sensatez”.

Performance independentista en la plaza mayor de Vic (Barcelona) / CG
'Performance' independentista en la plaza mayor de Vic (Barcelona) / CG

El juzgado da la razón a los recurrentes en una sentencia muy dura con la posición del gobierno independentista. “El planteamiento de la Administración demandada de pretender justificar la denegación objeto de este proceso, en una pretendida facultad discrecional de la Administración local debe ser rechazado sin paliativos”, dice el juez. Además, el acto administrativo denegatorio no sólo no explica o justifica las razones de la denegación sino que, como pone de manifiesto la parte actora, dichas razones se exteriorizan en las alegaciones vertidas en la pieza de medidas cautelarísimas, lo que confirma el ataque directo al derecho fundamental de libertad ideológica”.

"Trato desigual"

En relación con la vulneración del derecho a la igualdad, “si bien consta acreditado, por así reconocerlo la Administración demandada, que se dio al recurrente un trato desigual a otras entidades, intenta justificarlo en el mensaje que pretendía difundir y tratarse de un partido político carente arraigo en el territorio, por lo que no puede considerarse vulneración distinta de la libertad ideológica. Y lo mismo cabe decir respecto del denunciado derecho de reunión”.

Por todo ello, el juzgado estima parcialmente el recurso contencioso-administrativo interpuesto, considera vulnerado el derecho fundamental a la libertad ideológica consagrado en la Constitución y declara la nulidad de pleno derecho de la resolución administrativa impugnada.

El 'cementerio' de cruces amarillas en la plaza mayor de Vic / CG
El 'cementerio' de cruces amarillas en la plaza mayor de Vic / CG

Dos semanas antes de vetar el acto de Cs, el consistorio prohibió instalar una carpa informativa de la plataforma probilingüismo Escuela de Todos, en la que pretendía recoger firmas para que se cumpla la sentencia que insta a impartir al menos un 25% de las clases en castellano en todos los colegios de Cataluña. El argumento al que se aferró el consistorio fue que tal actividad es "contraria a la moral, las buenas costumbres ciudadanas y el orden público".

Vic es uno de los santuarios del independentismo y su alcaldesa, protagonista de varias polémicas. En enero, una intervención de Erra provocó indignación en el Pleno del Parlament al referirse al aspecto físico de los "catalanes autóctonos" y criticar que se hable en castellano a las personas de origen extranjero. Erra instó a "poner fin a la costumbre muy presente en determinadas zonas del país de hablar en castellano a cualquier persona que por su aspecto físico o por su nombre no parezca catalana".

Esta localidad también es conocida por sus performances patrióticas, entre las que destaca la famosa salmodia municipal y la instalación de cruces amarillas secesionistas. Asimismo, un grupo de personas posó en plena jornada electoral con una careta alusiva a la libertad de expresión de Anonymous en la plaza mientras escuchaban un mensaje del líder de ERC, Oriol Junqueras.