Menú Buscar
Representantes del Ayuntamiento de Manresa durante su visita al Papa Francisco, a quien entregaron un libro de Oriol Junqueras / AJUNTAMENT DE MANRESA

Junqueras estrecha relaciones con el Papa a espaldas de la embajada

Una comitiva de ERC se reunió con el Pontífice, a quien transmitió la petición de libertad de los "presos políticos" y entregó un libro del líder republicano

7 min

El diálogo entre Gobierno y Generalitat, impulsado por ERC para dar carpetazo al procés, exige lealtad mutua. También en materia de diplomacia. Sin embargo, el pasado 6 de junio, una delegación del Ayuntamiento de Manresa (Barcelona) visitó al Papa Francisco en el Vaticano sin informar a la embajada española. El motivo del viaje era invitar al Pontífice a la celebración de los 500 años que se cumplen de la estancia de San Ignacio de Loyola en esta ciudad catalana.

 

 

El Papa Francesc recibe en audiencia privada una delegación del Ajuntament de Manresa / TWITTER

Asimismo, los asistentes aprovecharon el encuentro para entregarle al Papa el libro Reflexions des de Lledoners, escrito por Oriol Junqueras en la cárcel donde cumple condena por el referéndum del 1-O y transmitirle la petición de libertad de los "presos políticos".

El libro es un compendio de reflexiones religiosas, algunas escritas junto al monje del Monasterio de Montserrat Hilari Raguer --el historiador y religioso, autor del libro La independència ja ha començat, cree que la secesión catalana es un hecho sin marcha atrás--, en las que el dirigente republicano recuerda que la Epístola de Santiago justifica las revoluciones.

El alcalde de Manresa, al frente de la comitiva

El Papa recibió en audiencia privada el pasado 6 de junio a la delegación del Ayuntamiento de Manresa, encabezada por su alcalde, Valentí Junyent. El motivo oficial del encuentro era informarle sobre los 500 años que se cumplen en 2022 desde que San Ignacio de Loyola vivió en esta localidad catalana. Los responsables municipales invitaron al Papa Francisco a visitar la localidad. Y aunque nada se confirmó en esa cita, parece que el Pontífice se mostró muy receptivo.

Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores han asegurado a Crónica Global que “a la Embajada de España ante la Santa Sede no le fue notificado el viaje del señor alcalde”. Respecto a la posibilidad de viajar durante el estado de alarma, añaden que “desde principios del mes de junio hay vuelos operativos entre España e Italia”.

Desde que comenzó el procés, el Gobierno español ha mirado con lupa los viajes y la actividad internacional de los dirigentes independentistas. La invasión de competencias estatales por parte del Govern catalán ha provocado numerosos conflictos políticos y judiciales. El último episodio es muy reciente, pues el pasado martes, el Tribunal Constitucional confirmó la suspensión del Plan de Acción Exterior de Cataluña 2019-2022, instada por el Gobierno español por entender que excede las competencias de la Generalitat en política exterior, menoscaba las del Estado y vulnera el principio de lealtad constitucional en el ejercicio de las competencias propias.

El guiño de la nueva ministra

Poco después de su toma de posesión, la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, hizo un guiño a la Generalitat en el marco del diálogo promovido por ERC con el Ejecutivo y, a diferencia de su predecesor, Josep Borrell, muy crítico con las “embajadas” catalanas por considerarlas un instrumento al servicio del proyecto independentista, autorizó la apertura de nuevas delegaciones, aunque pidió lealtad al gobierno de Quim Torra.

Fuentes diplomáticas consultadas por este medio indican que formaría parte de esa lealtad que la comitiva municipal hubiera informado a la Embajada en el Vaticano. No pasó desapercibido para las redes sociales el hecho de que ninguno de los asistentes llevara mascarilla, o el lazo amarillo que el primer teniente de alcalde y concejal de Presidencia, Marc Aloy, llevaba en la solapa. 

Los precedentes

La entrega del libro de Junqueras al Papa está cargada de simbolismo y da continuidad a las relaciones que el líder de ERC ha mantenido con el Vaticano, tanto como creyente --es un católico confeso que se desmarcó de su partido para votar en el Parlament a favor de las subvenciones a colegios del Opus que segregan por sexo-- como dirigente político.

En los días previos a la declaración unilateral de independencia (DUI), tal como publicó Crónica Global, dos cardenales contactaron con el entonces vicepresidente del Gobierno para mediar en el conflicto catalán. Eran dos cardenales de la máxima confianza del anterior Papa, Benedicto XVI, Joseph Ratzinger, a quien el líder republicano tuvo ocasión de conocer cuando trabajó durante dos veranos en el Archivo Secreto del Vaticano. Lo hizo gracias a sus contactos con el influente jesuita Miquel Batllori. En aquel entonces, Ratzinger era el cardenal responsable de la Congregación para la Doctrina y la Fe, considerada como el guardián de la ortodoxia vaticana. La heredera de la Inquisición.

La relación del presidente de ERC con Ratzinger se explica tímidamente en su libro Què pensa Oriol Junqueras?, editado en 2011.

En paralelo, el Govern  estableció contactos con el cardenal arzobispo de Barcelona y desde el pasado mes de marzo presidente de la Conferencia Episcopal Española, Juan José Omella, y con Josep Maria Soler, abad de Montserrat, también con la pretensión de lograr la mediación del Vaticano.