Menú Buscar
El vicepresidente económico de la Generalitat, Oriol Junqueras, en el Parlamento catalán. / EFE

Junqueras encarga a la consultora de Madí tutelar el banco público catalán

Deloitte vence a Cuatrecases y se adjudica por 150.000 euros el asesoramiento fiscal del Instituto Catalán de Finanzas, que incluye la bancarización de esta empresa pública

3 min

El departamento de Vicepresidencia y Economía de la Generalitat ha adjudicado a Deloitte Asesores Tributarios SL el asesoramiento fiscal del Instituto Catalán de Finanzas (ICF) y de todas las empresas participadas por esta empresa pública cuya finalidad es facilitar la financiación de los sectores públicos y privados. Ese asesoramiento se hará extensivo a las sociedades o fondos de capital riesgo que son gestionados por el Instituto.

El proceso secesionista ha convertido el ICF en el embrión del futuro banco público catalán, una de las “estructuras de estado” que el Gobierno de Carles Puigdemont quiere impulsar durante su mandato, aunque para su puesta en funcionamiento necesita de la bendición del Banco Central Europeo, previo aval del Banco de España. Algo que, hoy por hoy, parece imposible.

Una de las tareas encomendadas a Deloitte es precisamente la “asistencia en el análisis y gestión de las implicaciones fiscales, fruto del proceso de bancarización del IDF, incluyendo benchmarking (búsqueda de las mejores prácticas de calidad) con el sector”.

Deloitte compitió en el concurso público con Cuatrecasas, Gonçalves Pereira SLP para hacerse con este contrato, con un valor estimado de 150.000 euros. Se da la circunstancia de que ambas empresas forman parte del grupo exclusivo de consultoras mimadas por la Generalitat. A el mismo pertenecen también PricewaterhouseCoopers (PwC), KPMG y Ernst & Young. Todas ellas suelen llevarse el trozo más grande del pastel de las adjudicaciones públicas catalanas en materia de servicios.

Externalización innecesaria

David Madí, hombre de confianza del expresidente Artur Mas y cerebro de la estrategia política de CDC, fichó por Deloitte tras abandonar la política y volver al sector privado. En los mentideros políticos se asegura que el vicepresidente Oriol Junqueras (ERC) ha hecho todo lo posible por reducir todo amago de favoritismo con esas consultoras afines a la antigua CDC, partiendo de la base de que muchos de los trabajos externalizados, como el que acaba de adjudicar el ICF, podrían ser llevados a cabo por funcionarios o personal de la propia Generalitat.

Con una oferta de 78.000 euros, Deloitte ganó el concurso a Cuatrecases, que había fijado sus servicios en 95.000 y no había concretado ni la metodología a seguir ni el alcance total de su asesoramiento, según consta en el informe efectuado por la Mesa de Contratación del Ejecutivo autonómico. El contrato con Deloitte tiene dos años de duración, prorrogable un año.

El volumen de activos del ICF, a 31 de diciembre de 2015, ascendía a 3.233 millones de euros y su cifra de negocio superaba los 81 millones de euros.