Menú Buscar
El líder de ERC, Oriol Junqueras, en una imagen de archivo / EFE

Junqueras da por descartado a Puigdemont como presidente desde Bruselas

El líder de ERC apunta a Marta Rovira como posible candidata a liderar el nuevo Gobierno catalán en una entrevista con Ana Rosa Quintana

12.02.2018 11:15 h. Actualizado: 12.02.2018 12:22 h.
5 min

Oriol Junqueras ha clarificado este lunes la posición de su partido respecto a la investidura en ciernes en Cataluña. En una entrevista por carta a El programa de Ana Rosa de Telecinco, el líder de ERC da por descartado que Carles Puigdemont pueda ejercer de presidente desde Bruselas por la realidad actual de la situación política. Señala que resulta “obvio que el Estado jamás permitirá que sea efectiva”.

Ante este bloqueo y la necesidad de constituir sin demora un Gobierno de la Generalitat, Junqueras presenta desde la prisión de Estremera la candidatura de la secretaria general de su formación, Marta Rovira. “Es una gigante, una persona en que todos confiamos”, manifiesta en la misiva que se ha leído en el programa.

Artadi y Arrimadas

Una declaración que tensiona aún más las posiciones de los independentistas ante la nueva legislatura. El llamado club de Puigdemont insiste en que el cabeza de lista de Junts per Catalunya es la única opción y hasta la fecha se consideraba que otra mujer sería propuesta como candidata en el último momento, Elsa Artadi. Pero Junqueras apuesta ahora por una iniciativa en clave ERC.

En cuanto a la tercera mujer que aspiraría a ser la primera presidenta de la Generalitat, Inés Arrimadas, el líder republicano le reta a intentar presentar su candidatura. Aunque reconoce que a pesar de ser la ganadora de las elecciones del 21 de diciembre, la cabeza de lista de Ciudadanos tiene muy difícil conseguir el apoyo del Parlament con un “discurso tan poco conciliador” como el que mantiene el partido naranja frente al procés.

Renunciar al acta de diputado

También insiste en que él es un candidato válido porque no ha perdido sus derechos como diputado por estar en la cárcel. No obstante, pone de nuevo sobre la mesa la posibilidad de renunciar a su escaño si ese paso sirviera para desbloquear la situación política actual en Cataluña.

“Siempre he estado dispuesto a todas las renuncias en beneficio del proyecto colectivo”, indica en la carta. En ella, afea asimismo el comportamiento del presidente del  Gobierno, Mariano Rajoy, por declinar reunirse con el presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, tras su petición por carta.

Lamenta la falta de diálogo entre la Moncloa y el independentismo y señala directamente al culpable de ello al Ejecutivo central. “El Gobierno español lo rehúye”, concluye.

Críticas al Supremo

También tiene palabras contra el argumento del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que lo mantiene en prisión desde el pasado 2 de noviembre, fecha en la que fue a declarar a la Audiencia Nacional acusado de rebelión, sedición y malversación de caudales públicos en el impulso del proceso independentista catalán.

Junqueras reivindica que está prisión sólo por su condición política y que las respuestas del magistrado a sus reiteradas demandas de salir en libertad “dejan poco recorrido a la vía jurídica”. Señala que las manifestaciones a favor del procés nunca fueron violentas, el principal argumento del líder de ERC y del resto de representantes de la Generalitat y de organizaciones independentistas que están en prisión preventiva --Joaquim Forn, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart-- para poner de manifiesto que no ha lugar a los delitos que se les imputan.

El medio es el mensaje

La entrevista de Junqueras tiene mensaje implícito que el político republicano no lanza de forma abierta, pero que se refiere al medio que utiliza. Ana Rosa Quintana divulgó en su programa del 31 de enero los mensajes de Puigdemont a Toni Comín. En ellos, el expresidente comentaba que habían sido sacrificados por sus socios.

La difusión de la noticia fue muy criticada en los medios independentistas catalanes, que atribuyeron el contenido de los sms a un momento de decaimiento de Puigdemont. Y demonizaron a la periodista con todo tipo de ataques y descalificaciones.

A ese estado de cosas se une la confesión de un cuñado de Junqueras el sábado pasado en TV3, cuando se quejó de que el expresidente no ha hecho ni una llamada a la esposa de su exvicepresidente.