Menú Buscar
Martínez Arrieta en un juicio junto a Manuel Marchena / EFE

Un juez más progresista, designado nuevo presidente del juicio del 'procés'

Andrés Martínez Arrieta sustituirá a Manuel Marchena, que pasará a presidir el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el Tribunal Supremo

12.11.2018 12:45 h.
5 min

El magistrado de mayor antigüedad en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Andrés Martínez Arrieta, será el nuevo presidente del tribunal del juicio del procés en sustitución de Manuel Marchena. Marchena pasará a presidir el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el Tribunal Supremo --el cargo de mayor responsablidad dentro del Poder Judicial--, tras un acuerdo entre el PSOE y el PP. Este nuevo cargo le impide presidir el juicio del procés.

Considerado más progresista --o menos conservador-- que Marchena, Martínez Arrieta formó parte del comité fundador de la asociación judicial Francisco de Vitoria --de la que es miembro-- y accedió a la Sala de lo Penal del Supremo en 1998, siendo el magistrado más joven en formar parte del alto tribunal, con 43 años.

Importancia de la antigüedad

La ley establece que el magistrado que más años lleva ejerciendo en la Sala de lo Penal se encargará de presidir el tribunal, que en este caso corresponde a Martínez Arrieta.

Con la salida de Marchena, la sala también deberá nombrar a otro magistrado que ocupe el séptimo puesto del tribunal del "procés". Todo apunta a que podría ser Susana Polo, también con un perfil más moderado, la magistrada que entraría a formar parte del tribunal, una jueza recién llegada al Supremo y que no ha tenido ningún contacto con el caso.

De esta forma, el tribunal quedaría formado por Martínez Arrieta, Juan Ramón Berdugo, Luciano Varela, Antonio del Moral, Ana María García Ferrer, Andrés Palomo y Susana Polo.

Momentos delicados para la Judicatura

Hasta ahora, el magistrado Manuel Marchena era el encargado de presidir el tribunal de siete magistrados que enjuiciarán en los próximos meses a los procesados por los delitos de rebelión, malversación de caudales públicos y desobediencia, entre los que se encuentra el presidente de ERC, Oriol Junqueras. Hasta que no se oficialice el nuevo cargo de Marchena, el magistrado podrá seguir tomando decisiones tanto como presidente de lo Penal como del tribunal del procés.

Así, pese a que ya exista un pacto entre el Gobierno y el PP para presidir el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), son formalmente los veinte nuevos vocales los que deben elegirle, según la Ley Orgánica de Poder Judicial. Manuel Marchena situará a Carlos Lesmes al frente del Poder Judicial en uno de los momentos más delicados para la Judicatura. 

Si no hay una nueva prórroga, hoy se acaba el plazo para que los grupos parlamentarios presenten candidatos a vocal del CGPJ, cuyo mandato acaba el 4 de diciembre.

Elogios de Pablo Casado

La designación de Marchena al frente del CGPJ ha sido celebrada por el líder del PP, Pablo Casado, que este lunes no ha escatimado en elogios hacia el magistrado. Lo ha definido como un "jurista de los mejores que ha tenido España en las últimas décadas" y que cuenta con el "respeto de toda la profesión".

"La independencia de los profesionales que se han presentado, tanto por el turno de jueces como por la cuota de juristas son de una extraordinaria profesionalidad, trayectoria e independencia y nuestro compromiso es que el CGPJ siga desarrollando su labor de gobierno de los jueces con la brillantez con la que lo ha hecho hasta ahora", ha expresado Casado.

Minoría conservadora en el CGPJ

El Partido Popular ha aceptado que el sector conservador esté en minoría del nuevo Consejo, con solo 9 de los 20 miembros, a cambio de que el presidente fuera Marchena.

Después de que Moncloa anunciara hace unas semanas que rompía relaciones con Pablo Casado --por acusar al Gobierno de ser partícipe del golpe de Estado que se está perpetrando en Cataluña--, el líder del PP ha indicado que su partido "siempre ha dicho que nunca romperá relaciones con el partido que está al frente del Gobierno" y apoyará propuestas "responsables" que tenga que ver con el Estado. A su entender, ambos partidos deben seguir hablando en las "cuestiones de Estado", entre las que enmarca la designación del nuevo presidente del CGPJ.