Menú Buscar
Los diputados del PP Ana Pastor, Pablo Casado y Cayetana Álvarez de Toledo, en el Congreso / EFE

La izquierda mete un gol a la derecha en el Congreso, que acaba enfrentada

PSOE y Unidas Podemos dejan a PP y Vox con tres representantes y a Ciudadanos fuera de la Mesa del Congreso gracias también a los independentistas

6 min

Un gol que puede presagiar las distintas mayorías en el Congreso en la nueva legislatura que se ha iniciado este martes: la izquierda junto a los independentistas y frente al bloque de derecha. Otra cosa será si Pedro Sánchez logra la investidura o si agota la legislatura. Pero las combinaciones en las votaciones en la Mesa del Congreso han dejado al bloque de izquierdas con seis representantes, por los tres del PP y Vox. La previsión era una mayoría de cinco a cuatro, pero el desencuentro entre PP y Vox, y con Ciudadanos esperando algún gesto, ha dejado a derecha con sólo una secretaría, cuando se contaba con dos.

¿Qué ha pasado? Tras la elección de Meritxell Batet como presidenta de la cámara, los distintos grupos debían votar las vicepresidencias y las secretarías de la Mesa. El PSOE no quería arriesgar la vicepresidencia primera, y la ha asegurado, con Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. Si hubiera buscado algún acuerdo con el PP, para impedir la entrada de Vox, esa vicepresidencia primera hubiera sido para la popular Ana Pastor.

Sin ayudas mutuas

El PP tampoco llegó a un acuerdo con Vox y Ciudadanos, en su intento de permitir a la formación naranja que tuviera entrada en la Mesa. Y eso provocó que la vicepresidencia tercera fuera para Gloria Elizo, de Unidas Podemos; y la cuarta para Ignacio Gil Lázaro, el representante de Vox. La ultraderecha entra en la Mesa, que es la responsable de ordenar y dirigir los debates de la cámara.

El problema para el bloque de la derecha se ha intensificado a la hora de votar las secretarías de la Mesa. Al no existir esa unidad en el voto, ni una ayuda mutua, con la división oportuna de los diputados, el PP se ha quedado con la secretaría cuarta, con Adolfo Suárez Illana. Pero las otras tres han ido a parar a manos del PSOE y de Unidas Podemos, porque los socialistas han votado conjuntamente con Unidas Podemos y los partidos independentistas para impedir una segunda secretaría para Vox, que, con sus 52 diputados, y con otra estrategia por parte del PP, podría haber alcanzado.

Una mayoría de seis a tres

Esas cuatro secretarías las representa Gerardo Pisarello, de Unidas Podemos –que la ha logrado tras una nueva votación por haber empatado en la primera con Sofía Hernanz, del PSOE, a 67 votos—la propia Hernanz, como secretaría segunda; Javier Sánchez Serna, de Unidas Podemos, y Suárez Illana, que se queda con la cuarta.

Los reproches, ahora, se centran en el campo de la derecha, que se afean mutuamente la falta de apoyos. El PP critica al PSOE, por no haber suscrito un acuerdo que le hubiera dado la primera vicepresidencia de la Mesa. Y Vox reprocha al PP la falta de un acuerdo amplio. El gran damnificado es Ciudadanos, que se ha quedado fuera. Su candidato, José María Espejo, se quedó con 43 votos, por debajo del candidato de Vox, José María Figaredo, con 52 votos, los que tiene la formación de Santiago Abascal en el Congreso.

La bronca interna se ha desatado, y Santiago Abascal señalaba que tomaba "nota" de la decisión del PP de votar al candidato de Ciudadanos, Espejo, en detrimento del de Vox, con lo que, al final, ninguno de los dos ha tenido representación. Por su parte, el secretario general del PP, Teodoro García Egea reprochaba a Vox que no hubiera apoyado a Espejo, dejando a Ciudadanos fuera de la Mesa.

 

 

 

 

La reacción de Casado y el TC

Con esas mayorías, el PSOE tendrá tres representantes, por tres también de Unidas Podemos. Dos serán para el PP, y uno para Vox. La previsión, por parte de los dos bloques era que ese equilibrio fuera a favor de la izquierda, pero por cinco a cuatro.

El PP ha reaccionado con el anuncio de que llevará al Tribunal Constitucional las "coletillas" que diferentes diputados independentistas, de Junts per Catalunya y ERC han utilizado para asumir el cargo "por imperativo legal". Ha habido alusiones a la "República", a los "presos políticos" y a la "libertad de Cataluña" que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet no ha censurado. Esa decisión la ha manifestado Pablo Casado, junto a Ana Pastor y Cayetana Álvarez de Toledo