Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
España es muy sensible con las lenguas minoritarias, a pesar de las críticas independentistas / LUIS MIGUEL AÑÓN

Las insultantes respuestas de directores de escuela a las entidades a favor del castellano

“Payasos” y “a cagar” son algunas de las expresiones utilizadas para responder a una carta de Escola de Tothom en la que los argumentos jurídicos, sociales y educativos contrarios al monolingüismo

3 min

Frente a los argumentos jurídicos, sociales y educativos de las entidades que defienden el bilingüismo, varios directores de escuelas catalanas han respondido con insultos. “Payasos” y “a cagar” son algunas de las expresiones utilizadas por los docentes en respuesta a una carta enviada por la recién constituida Escola de Tothom.

Esta plataforma, que agrupa a asociaciones a favor de la aplicación de las sentencias que obligan a aumentar las horas de castellano en las aulas, ha enviado una carta a todos los directores de centros educativos de Cataluña en la que precisamente remite el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña del 16 de diciembre de 2020, y recuerda que “es de Justicia que la escuela refleje su realidad social y no establezca modelos discriminatorios. Por eso, la sentencia garantiza los mismos derechos a todos el alumnado, ya sea hispanohablante o catalanohablante, ni va contra el catalán ni contra el castellano”.

tuits lengua
tuits lengua

“Las lenguas carecen de derechos. El que, en esta comunidad autónoma, la lengua tenga un número de hablantes inferior al de los hablantes de español, no justifica que se fuerce a esa mayoría a sustituir la suya. Incluso en el supuesto de que la lengua catalana estuviera en peligro de extinción –falacia al uso, contraria a todos los datos--, no sería misión del niño salvarla, ni del centro educativo imponerle esa tarea. De la misma manera, el mayor número de castellanohablantes no ampara privilegios para la lengua castellana en el centro educativo, más allá de su condición de lengua vehicular”.

Las respuestas son especialmente ofensivas. La dirección de la Escola Abat Ruera de L’Espluga Calba, de Lleida, manda a los remitentes “a cagar”, mientras que desde el colegio Bertrán de Sabadell se les tilda de “payasos”. Y la dirección de la Escuela Joaquim Gifre de Garriguella admiten que adoctrina a sus alumnos “para que discriminen a gruòs organizados como ustedes, para que sigan valores democráticos ni europeos (modernos)”.

Escuela infantil Germanes Bertomeu en Barcelona compara el castellano con el árabe y el amazigh, en la línea de lo manifestado por la presidenta del Parlament, Laura Borràs, mientras que la Escuela EBM Diagonal Mar, responden con experiencias personales en un escrito en castellano porque “como veis, he utilizado mucho más que el 25% del castellano en el correo… nos enseñaron a los catalanes a ser corteses y educados”.