Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pintada que ha denunciado hoy Esquerra en su sede local de Mataró / ERC Mataró

El independentismo radical ataca la sede de ERC de Mataró

La agrupación local de Esquerra en el municipio denuncia un ataque “vandálico y xenófobo” en su local

3 min

Esquerra Republicana (ERC) ha denunciado un nuevo “ataque vandálico y xenófobo” a su sede de Mataró. Esta mañana han aparecido pintadas en la fachada del local que acusan al partido de ser rates nyoles y que llevan inscritas las palabaras “Defnsa Cat”.

En los grafitis también aparece el número 33, uno de los símbolos utilizados por la extrema derecha independentista. Se trata de una referencia a la tercera letra del abecedario que se traduce como CC o “Catalunya Catalana”, un uso similar al del 88 por parte de los neonazis para escribir Heil Hitler sin ser investigados por la justicia.

Captura de pantalla 2020 12 14 a las 12.31.05
Tuit de ERC Mataró

Xenofobia independentista

ERC Mataró, que ha denunciado los hechos en Twitter, ha lamentado el ataque y ha advertido: “La xenofobia, cuanto más lejos del independentismo, mejor”. Según han denunciado en el tuit, la sede sufrió un acto vandálico similar hace tan solo una semana.

“Desde Mataró y en todas partes seguiremos defendiendo los valores republicanos”, han añadido desde la agrupación local. “No nos pararéis”, ha asegurado en otro tuit ERC Maresme, que achaca el suceso a la “cobardía”. Organizaciones como Unidad Contra el Fascismo y el Racismo del Maresme han condenado la acción de la “extrema derecha identitaria”.

Cadena de ataques

Se trata del enésimo ataque que sufre la sede de ERC en Mataró, algo que se repitió el mes pasado sin ir más lejos. Además, en un episodio vandálico similar hace poco más de una semana, aparecieron en el local de la formación en la capital del Maresme una serie de pintadas que tachaban de “traidor” al exparlamentario Joan Tardà. Otros mensajes fueron “Defensa.cat 33”, “vendidos” y “Homrani dimisión”.

En los últimos años, el local ha sufrido reiterados ataques, como el de 2017 en el que se vertió pintura y se dejó un mensaje que decía “Destruïm el feixisme". Las nuevas pintadas llegan semanas después de que un grupo extremista se concentrara en Mataró “contra la inmigración masiva y los menas” y poco después del acoso a un restaurante italiano por atender en castellano.