Menú Buscar
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta / EFE

Iceta cuestiona las penas impuestas por el delito de sedición

El primer secretario del PSC asegura que él entendía que el tipo legal era para golpes de Estado, "militares, por supuesto"

3 min

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se muestra favorable a reformar el código penal tras el conflicto en Cataluña. De hecho cuestiona si los condenados por sedición deben pagar penas tan altas o si se le puede llamar así.

El líder de los socialistas catalanes, en una entrevista en la Cadena Ser este miércoles, ha afirmado que, en su cabeza, “rebelión y sedición era para golpes de Estado, militares, por supuesto”. Matizando que eso “no quiere decir que lo que pasara no fuera grave”, se pregunta “¿es sedición? Y si lo es, ¿merece una pena tan alta?”.

"Delito grave"

Iceta indica que, en el contexto de la reforma del código penal que plantea el Gobierno y que puede afectar al mencionado delito, es “un buen momento” para afrontar el debate. Asegura que el proceso separatista catalán ha provocado que sea la primera vez que un tribunal aplique este tipo penal y que la sentencia del Supremo al respecto ha ocasionado valoraciones distintas entre los mismos juristas que encuentran que “hay dificultades de ajustar lo que ocurrió a nuestro código penal”.

En este sentido, el socialista ha propuesto que “si se cambia el delito de sedición también pueda incorporarse, no sé como habría que llamarlo, un delito de atentado contra la Constitución o desobediencia reiterada contra el Tribunal Constitucional”. Subraya así que el hecho de que considere que “la sedición no se ajusta bien a lo que pasó” no implica que no vea que que atentar contra la Carta Magna no suponga un “delito grave”.

Mesa de diálogo

En referencia a Cataluña, Iceta también se ha referido a la mesa de diálogo de este miércoles entre el Gobierno y la Generalitat. El líder del PSC dice querer ser optimista, más que sentirse así, pero “espero que vaya a alguna parte. Este diálogo debe empezar por algún sitio”, señala.

Respecto a la voluntad de Puigdemont de dinamitar las negociaciones, el socialista defiende que el clima en Cataluña pide un entendimiento. Advierte de que ir en contra de la mesa de diálogo “tendría costes altos para quien quiera reventarla” y prefiere no pensar en esta posibilidad, que cree que es fruto de los prejuicios.