Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un manifestante porta la bandera independentista y se la enseña a la policía durante la concentración en contra del Consejo de Ministros del 21 de diciembre del 2018 / EP

Un hombre acepta seis meses de cárcel por agredir a dos mujeres independentistas

El condenado, que carece de antecedentes y evitará el ingreso en prisión, deberá indemnizar a madre e hija con 1.200 euros

4 min

Un hombre acusado de agredir a dos mujeres independentistas (madre e hiija) en 2018 ha aceptado una pena de cárcel de seis meses y una multa de 720 euros en un pacto de conformidad con el que evitará el ingreso en prisión.

Los hechos ocurrieron el 21 de diciembre del 2018, tras una manifestación independentista convocada con motivo del Consejo de Ministros celebrado en Barcelona. El condenado, en tono elevado, se dirigió a ellas en la calle Canigó, a la altura del metro Valldaura (distrito de Horta-Guinardó), increpándolas e insultándolas, y llegó a agredirlas.

Tiró con fuerza de la estelada

El autor de la agresión, que carece de antecedentes, trató de tirar con fuerza de la estelada que la hija, de 22 años, llevaba atada al cuello "consciente del menoscabo que su acción conllevaba para la integridad física". Le dio algunos puñetazos y golpes en la cabeza y la rodilla, y la hirió (necesitó asistencia médica). Pero también a la madre, que acudió en su auxilio.

Durante la agresión, el hombre, que actuó impulsado por "el sentimiento de rechazo" hacia los colectivos a los que pertenecían las víctimas, repetía insultos y expresiones intimidatorias como "ya os tenemos fichadas" y frases machistas como "las mujeres deberían estar muertas, deberían ir a fregar".

Grave atentado a la dignidad

Por eso, de acuerdo con el tribunal, "las expresiones que dedicó a las víctimas y las agresiones de las que las hizo objeto iban destinadas a humillarlas por su género, así como por su ideología independentista que dedujo de la bandera que llevaban, insultándolas, maltratándolas y discriminándolas mediante la atribución de actividades y comportamientos considerados por el acusado propios del género de aquellas".

De hecho, en opinión de los magistrados, tanto el "volumen de voz empleado, bruscamente audible", como "la exposición pública" en la que se desarrolló el episodio y la "progresión del ataque" conllevaron "un grave atentado a la dignidad" de las víctimas y al de "los colectivos a los que por género e ideología el acusado desprecia".

Indemnización de 1.200 euros

Le imponen al acusado, multa al margen, el pago de una indemnización de 500 euros a cada una de las víctimas y de otros 200 euros para la hija por el "perjuicio personal básico de las lesiones temporales".

Así cierra la sección octava de la Audiencia de Barcelona este caso, tras condenar por un delito contra los derechos fundamentales y libertades públicas en concurso con otro contra la integridad moral y dos ilícitos leves de lesiones por propinar una paliza a ambas mujeres.

Suspensión de la pena de cárcel

No obstante, el tribunal ha acordado la suspensión de la ejecución de la pena de cárcel por período de dos años bajo la condición de que no vuelva a delinquir durante ese período de tiempo, se someta a un programa de aceptación de la igualdad y diversidad y cumpla con la prohibición de comunicación con las víctimas durante un año y medio.