Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La consellera de Acción Exterior del Govern, Victòria Alsina, denuncia la "represión salvaje" del Estado español / EP

El Govern sube el gasto en Acción Exterior para denunciar la "represión salvaje" de España

La consejera Alsina anuncia viajes a Francia, Reino Unido, Bélgica, Estados Unidos y México gracias al aumento de las partidas de los presupuestos

3 min

El Govern utilizará el sensible aumento de las partidas que los presupuestos de la Generalitat de 2022 contempla para la Consejería de Acción Exterior para dar la vuelta al mundo y denunciar la represión "salvaje" del Estado español. Así lo ha explicado la titular de este departamento, Victoria Alsina, en la sesión de control del Govern del pleno del Parlament.

Josep Rius, diputado de Junts per Catalunya (JxCat), se ha interesado por la internacionalización del procés, esto es, los proyectos de la consejería de Acción Exterior para denunciar la “represión del Estado” y visibilizar “la negación de la cultura catalana”. Alsina se ha jactado de que con 100 millones de euros y un incremento del 27%, su consejería es la que más crece, a modo de "respuesta al 155 salvaje”, en referencia a la aplicación del artículo 155 de la Constitución tras el desafío independentista. "Hemos reemprendido la agenda internacional, hemos viajado a Francia, Italia y Suiza, donde nos hemos reunido con miembros del ejecutivo y legislativo de estos países", ha dicho Alsina, quien también se ha referido a encuentros con organismos internacionales como la Unesco, Naciones Unidas y Acnur.

"Intereses de Cataluña"

La responsable de la diplomacia catalana ha anunciado que el Govern tiene previsto viajar en los próximos meses a Francia, Reino Unido, Bélgica, Estados Unidos y México "para defender los intereses de Cataluña".

La semana pasada, en una comparecencia parlamentaria, Alsina ya destacó que el gasto de su consejería ha pasado de 73,7 millones a 94 millones lo que, a su juicio, "tiene un valor estratégico" y representa un "mensaje político" contra la "represión del Estado y los tribunales politizados", en alusión al Tribunal de Cuentas, que ha impuesto fianzas a una treintena de exdirigentes y altos cargos de la Generalitat por el gasto en las denominadas embajadas catalanas.