Menú Buscar
Damià Calvet (i), consejero de Territorio y Sostenibilitat, junto al ministro de Fomento, José Luis  Ábalos (c), y el presidente valenciano Ximo Puig (d) en una conversación sobre infraestructuras / EFE

El Gobierno se compromete desde Barcelona por la España “circular”

El ministro Ábalos señala ante 2.000 empresarios y con la ausencia de Torra que el Corredor del Mediterráneo, desde Algeciras hasta la frontera francesa, ya podrá funcionar en 2021

27.09.2018 18:14 h.
4 min

Con la "España circular”, sin olvidar, por todo el peso que acumula, la España radial que se basa en el kilómetro cero de Madrid. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha apoyado ante casi 2.000 empresarios, de toda España, que defienden y reclaman que se ejecute cuanto antes el Corredor del Mediterráneo. En Barcelona, con el tejido empresarial de Cataluña, Valencia, Murcia y Andalucía, Ábalos ha insistido en que ha llegado el momento de la España “circular”, porque “integrará el conjunto" del país.

En la primera fila, en el repleto auditorio del Palacio de Congresos de Barcelona, le escuchaban los presidentes de la Comunitat Valenciana, Ximo Puig, y de Murcia, Fernando López Miras. Pero no Quim Torra, el presidente de la Generalitat, que alegó “motivos de agenda”.

Torra, en fuera de juego

El Gobierno catalán trata de aterrizar lentamente en la realidad, y fue el consejero de Territori, Damià Calvet, quien se mostró “satisfecho” con el acto empresarial, quejándose, únicamente, de que el Corredor del Mediterráneo también debe tener en cuenta las conexiones son los puertos catalanes, el de Tarragona y el de Barcelona.

En las primeras filas figuraban los principales empresarios del arco mediterráneo, que escuchaban a sus propios representantes, además del ministro Ábalos: Vicente Boluda, como presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios; José Luis Bonet, presidente de la Cámara de España; Juan Rosell, presidente de la CEOE o Juan José Brugera, presidente del Círculo de Economía. Atentos, agradeciendo todo el trabajo hecho, les seguían Juan Roig, presidente de Mercadona; Joaquim Gay de Montellà, presidente de Foment; Artur Carulla, (Agrolimen); Ignacio Ferrero (Idilia Foods), Josep Oliu (Banco Sabadell); y Jordi Gual (Caixabank), entre otros.

Las exigencias de Roig y Boluda

La frase de Juan Roig, que, junto a Boluda, ha sido uno de los grandes impulsores de la campaña #quierocorredor2018, muestra la nueva situación político-económica que se vive en España: “La España radial está bien, pero ahora toca la España circular”. Roig resumía la cuestión central que se dirime: “El tejido empresarial del Mediterráneo pesa entre el 40% y el 50% del PIB”. Es decir, España debe reorientarse hacia el Mediterráneo, y ahora ese conjunto de empresarios tiene el compromiso del Gobierno español. 

El ministro Ábalos no restó méritos a nadie. El Gobierno del PP, con el ministro Iñigo de la Serna, retomó el proyecto del Corredor del Mediterráneo, paralizado con la ministra Ana Pastor, en gran medida por la irrupción de la crisis económica. Pero el actual ministro de Fomento sí destacó que el Gobierno del PSOE ha dado un impulso a las licitaciones en los dos últimos meses y que, con todo ello, “aunque siempre pueden ralentizarse algunas cosas”, el calendario está claro, con la financiación necesaria: en 2019 “todo estará licitado, y en 2021 finalizará el tramo entre Algeciras y la frontera francesa, aunque no será de forma definitiva”.

Es decir, a partir de ese momento se podrá hacer la conexión completa, que se deberá ir mejorando en los años siguientes. La previsión de la entidad de empresarios valencianos (AVE), es que todo esté listo en 2025.