Menú Buscar
Millo responde a Puigdemont: "A ti no te han votado como candidato a presidente"

El Gobierno carga contra la pasividad de los Mossos d’Esquadra en el 1-O

Millo critica la actuación “política” de los Mossos d’Esquadra, lo que ha hecho necesaria la intervención de los cuerpos de seguridad del Estado

3 min

El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, ha cargado contra la pasividad de los Mossos d’Esquadra en impedir el referéndum del 1-O. “A petición propia, debían evitar que se abrieran los colegios electorales. Lamentablemente, no ha sido así”, ha lamentado en rueda de prensa desde Barcelona. “Se ha impuesto la línea política por encima de la profesional, algo que pone en riesgo el prestigio del cuerpo de seguridad de la Generalitat, que nos representa a todos”.

Indica que ante esta inacción, la Policía Nacional y la Guardia Civil han tenido que intervenir en varios puntos de la Cataluña para hacer cumplir la “orden judicial” que marcaba que no se celebrara la votación.

Intervención del material

Millo afirma que el “objetivo no son las personas que libremente se han acercado a expresar su opinión”. La intervención del instituto armado y el cuerpo de seguridad estatal estarán dirigidas a “intervenir el material electoral” que el Gobierno catalán ha conseguido repartir en la mayoría de los centros electorales a pesar de la intervención de Madrid. Las urnas y las papeletas han llegado, pero no los sobres.

Por todo ello, pide “comprensión” a los voluntarios que o bien han pasado la noche dentro de las escuelas o han llegado de madrugada para permitir el comienzo del 1-O.

El referéndum, desmontado

“El estado de derecho ha desmontado el referéndum ilegal”, ha certificado el delegado del Gobierno en Barcelona. Justifica que no se ha podido celebrar porque “a 45 minutos de la votación se han cambiado las reglas de juego”, en relación a la incorporación del censo universal electrónico para permitir que se vote en cualquier centro que esté abierto.

El problema es que en la mayoría de sitios el sistema ha caído. Hay gente que ha podido votar, especialmente en centros electorales de barrios periféricos y en localidades pequeñas. Las colas empiezan a ser importantes y los que se han quedado sin colegio empiezan a organizar la “resistencia pacífica” para mostrar su rechazo a la actuación de los agentes. Se espera un día de protestas en Cataluña.