Menú Buscar
La consejera de Presidencia y portavoz del Govern de la Generalitat, Meritxell Budó / EUROPA PRESS

La Generalitat quiere regular la desescalada "inmediatamente" cuando toda Cataluña esté en fase 3

El Govern planea controlar en la "nueva etapa" la movilidad, el uso de mascarillas y la obligación de aislarse y de comunicar si se tienen síntomas a las autoridades sanitarias

3 min

La Generalitat empezará a regular "inmediatamente" la desescalada por la pandemia de coronavirus, en aspectos como la movilidad o la obligatoriedad de aislarse si se tienen síntomas de la enfermedad, en caso de que toda Cataluña se encuentre en la fase 3 esta misma semana, sin esperar a que acabe el estado de alarma el próximo 21 de junio.

Así lo ha anunciado la consejera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, en su rueda de prensa posterior a la reunión del Ejecutivo catalán.

La Generalitat espera que el Gobierno central autorice el avance de las áreas sanitarias de Barcelona y Lleida a la fase 3 este mismo jueves, de manera que se puedan afrontar de forma más "escalonada" los desplazamientos con motivo de la verbena de San Juan, según ha aducido Budó.

"Marco regulatorio propio"

La consejera ha dicho que, si el Gobierno valida el paso de toda Cataluña a fase tres, "inmediatamente" el Govern acordará dar el salto a "una nueva etapa" en la que ya van a establecer un "marco regulatorio" propio.

"Desde el Govern no regularemos esta fase 3, sino que regularemos una nueva etapa, que seguirá siendo una etapa de emergencia a causa del Covid", ha afirmado en rueda de prensa posterior al Consell Executiu.

En esta "nueva etapa", el Govern quiere regular aspectos relacionados con la movilidad, el uso de mascarillas, la higiene, la protección de los colectivos más vulnerables, y la obligación de aislarse y de comunicar a las autoridades sanitarias si una persona tiene síntomas de coronavirus.

Quejas por el fondo Covid-19 del Gobierno

Por lo que respecta al fondo Covid-19 aprobado por el Gobierno de 16.000 millones de euros a repartir entre las comunidades autónomas, Budó, como de costumbre, se ha quejado considerando "insuficiente" la cantidad que recibirá Cataluña dado que, según ella, el gasto sanitario estimado por la Generalitat ha ascendido a "casi 4.000 millones de euros".

Por otro lado, la consejera ha evitado entrar en la polémica con el infectólogo Oriol Mitjà, que ha asesorado al gobierno catalán, y que este martes ha criticado que ni la Generalitat ni el gobierno español se han dejado "ayudar por los expertos".

Budó ha agradecido el trabajo de Mitjà y se ha mostrado convencida de que, si aparecen rebrotes o una segunda oleada de la pandemia en otoño, "estas personas que han ayudado estarán al lado del Govern".