Menú Buscar
Roger Torrent, el presidente del Parlament, en una imagen de archivo / EFE

El frente unitario de Torrent era para investir a Puigdemont

El presidente del Parlament se carga su pretendido consenso con la admisión de una propuesta a favor de ungir al detenido que, de nuevo, partirá la Cámara en dos

27.03.2018 00:00 h.
4 min

Roger Torrent se contradice a sí mismo. El domingo, en una declaración institucional sin precedentes por su sesgo político, el presidente del Parlament abogó por un frente común para salir del atolladero procesista. Veinticuatro horas después, admitía a trámite una propuesta de resolución a favor de la imposible investidura de Carles Puigdemont que, de nuevo, partirá en dos la Cámara catalana.

La detención y posterior encarcelamiento del expresidente, no por lógica, ha causado menos sorpresa en un independentismo que ahora se siente forzado a proclamar que Puigdemont fue, es y será el único candidato “legítimo”. Obligado porque la iniciativa firmada conjuntamente por Junts per Catalunya, ERC y CUP tiene visos de convertirse en papel mojado. Y porque es la presión de los antisistema y de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), que ahora mismo controlan las movilizaciones callejeras, la que aboca a dar ese reconocimiento simbólico o inútil de Puigdemont

Libertad para los encarcelados

En el texto reclaman “la puesta en libertad inmediata de todos los diputados y diputadas de esta Cámara privados de libertad”, así como el reconocimiento del derecho de Puigdemont (también de Jordi Turull y de Jordi Sànchez) a que su candidatura sea “sometida a debate y votación plenaria” para ser investido presidente de la Generalitat. A la espera de cómo evoluciona la extradición de Puigdemont, los secesionistas ganan tiempo, pero hacen perder el del resto de grupos de la oposición. Ellos también presentarán propuestas de resolución en el pleno extraordinario previsto para este miércoles, pero ninguna de ellas defiende la investidura de Puigdemont.

Solo los comunes se alinean con JxCat, ERC y CUP en la petición de puesta en libertad de los diputados encarcelados, pero la formación que lidera Xavier Domènech está lejos de apoyar al presidenciable. Coinciden con el PSC en la necesidad de romper con la dinámica de bloques en el Parlament y de evitar la judicialización de la política.

Cs pide la dimisión de Torrent

Ciudadanos, por su parte, niega la mayor, es decir, la legitimidad de Torrent para repartir el juego parlamentario, y pide la dimisión del presidente del Parlament al constatar que “sistemáticamente ejerce sus funciones de manera arbitraria y tendenciosa a favor de los partidos independentistas y faltando a la neutralidad institucional que le es debida”.

El PP no presenta ninguna propuesta de resolución porque cuestiona la legalidad de este pleno extraordinario. Los populares han presentado a la Mesa la reconsideración de la admisión de la propuesta independentista pues, según avisan, vulnera el artículo 155 de la Constitución y las medidas cautelares del Tribunal Constitucional (TC) que indican que Puigdemont no puede ser investido si no está presente en el pleno y no tiene permiso judicial.

"Recae sobre el presidente y el resto de miembros de la Mesa el deber de no tramitar iniciativas que eludan las medidas cautelares" del TC, indican en su texto.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información