Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, en una foto de archivo / DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

Fernández (PP) y la inseguridad: "Ni Chuck Norris ni las cursiladas de Elena"

Las concesiones del Govern a la CUP, que quiere convertir la comisión sobre un nuevo modelo policial en una "gran auditoría", ha protagonizado el pulso entre el PP y Aragonès

3 min

El aumento de la inseguridad y las concesiones del Govern a la CUP sobre el modelo policial catalán han protagonizado el pulso entre el presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, y el presidentPere Aragonès, en la sesión de control celebrada en el Parlament.

Fernández ve “demoledor” el último balance de criminalidad del Ministerio del Interior sobre Cataluña. En este sentido, ha lamentado que la comunidad catalana sea líder “en número de infracciones penales en lo que llevamos de año (176.945)” y líder “en ocupación ilegal (el 48% de toda España), y por si esto no fuera poco, Barcelona y El Prat del Llobregat, aparecen como las dos ciudades más inseguras de España”.

"Testosterona"

“Frente a semejante panorama, la propuesta del consejero de Interior, Joan Ignasi Elena, es ‘abrir un proceso de escucha activa en el que todos los agentes sociales se sientan partícipes e involucrados’. Qué bonito, seguro que el crimen organizado tiembla tras escuchar al consejero”, ha ironizado. Por ello, el dirigente popular ha pedido al presidente Aragonès que “no haga de Chuck Norris, pero entre Chuck Norris y las cursiladas de su consejero debería haber un saludable punto intermedio”. 

Aragonès ha admitido que es necesario ampliar los recursos de Mossos y policías locales, pero ha acusado al popular de exhibir "testosterona". El dirigente republicano también ha dado explicaciones al respecto al diputado de la CUP Xavier Pellicer, quien ha instado a retirar acusaciones contra activistas independentistas y parar los desahucios.

Procesos contra activistas y desahucios

El president ha valorado la centralización de los servicios jurídicos de los Mossos, lo que, tal como ha informado Crónica Global, ha permitido a la Generalitat cambiar de criterio --había ejercido la acusación particular en el juicio-- para "salvar" a un condenado de la CUP por agredir a un mosso.

Sin embargo, Aragonès ha recordado que es necesario “conciliar dos derechos, el de la libre manifestación y a la integridad física de los agentes”. Ha recordado también el protocolo sobre el uso de foam, pendiente de la aprobación del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Por otro lado, en materia de desahucios, ha asegurado estar al lado de las familias vulnerables, de ahí que prometa "un refuerzo de las políticas de vivienda en los futuros presupuestos de la Generalitat".