Menú Buscar
Miquel Iceta, primer secretario del PSC; Inés Arrimadas, exlíder de Cs en Cataluña, y Andrea Levy, diputada del PP en el Parlament y número dos en las municipales por Madrid, dejan a los constitucionalistas catalanes huérfanos de líderes / EFE

Encuesta ‘Crónica Global’: ¿Qué opina del éxodo de los líderes constitucionalistas de Cataluña?

Seis analistas examinan la marcha de Iceta, Arrimadas y Levy a Madrid y el vacío que dejan al frente de PSC, Cs y PP en un territorio dominado por el nacionalismo

13.05.2019 00:00 h.
10 min

La elección del primer secretario del PSC, Miquel Iceta, para presidir el Senado se suma a la decisión de otros líderes de formaciones constitucionalistas en Cataluña de abandonar la primera línea política en esa comunidad para asumir otras responsabilidades a nivel nacional o en otras CCAA. Son los casos de Inés Arrimadas (Cs), que deja el Parlament para saltar al Congreso --como antes hizo Albert Rivera--, y de Andrea Levy (PP), que renuncia a la cámara autonómica para ir de número dos en la lista popular al Ayuntamiento de Madrid.

¿A qué se debe este éxodo de líderes constitucionalistas de Cataluña? ¿Quedará mermada la oposición al nacionalismo en el Parlament? ¿Esta marcha dejará huérfanos o sin referentes a los votantes contrarios a la independencia? Seis analistas consultados por Crónica Global contestan a estas preguntas.

Mayor visibilidad

Para el profesor de Ciencia Política de la Universidad Carlos III Lluís Orriols, se trata de una evolución lógica. El hecho de que “la cuestión catalana” esté en el “epicentro de la agenda política” implica que sus protagonistas hayan tenido “un papel relevante” que ha trascendido del ámbito autonómico.

Esa mayor repercusión y visibilidad en todo el país --añade el politólogo-- “les permite dar un salto a la política nacional más fácilmente que en otras ocasiones”.

“Ansiedad” no justificada

Sin embargo, rechaza que se pueda hablar de “orfandad” de los votantes constitucionalistas en Cataluña con la marcha de sus líderes a Madrid. “Eso sería aceptar que existen hiperliderazgos y no generaciones solapadas de futuros líderes ni liderazgos concurrentes”, indica. “Eso puede ocurrir en algunos casos pero no es lo habitual. Los partidos suelen tener liderazgos en presente y en potencia. Por tanto, la salida de un líder es el nacimiento de otro”, insiste.

Según el doctor en Ciencia Política por la Universidad de Oxford, “los reemplazos pueden generar cierta ansiedad, sobre todo en momentos donde el personalismo y el papel del líder tiene un peso cada vez mayor en la política --no solo en España--”, pero cree que ese nerviosismo no está justificado.

“Desconcertante” marcha de Arrimadas

El historiador y articulista Joaquim Coll apunta que, de todos estos casos de migración política, “el más llamativo y desconcertante” es el de Arrimadas. “No llevaba tanto tiempo como líder en Cataluña. Y, tras su éxito en las elecciones de 2017, se esperaba más. Que resistiera más tiempo, que presentara una moción de censura”, señala.

“No acabo de entender para qué se va. ¿Por qué es más importante Arrimadas en Madrid que en Barcelona? Es la mayor incógnita. Es verdad que pueden nacer nuevos líderes y alguien al final llena el vacío, pero Arrimadas había conseguido un éxito considerable”, subraya.

“Orfandad” constitucionalista

El analista considera que el salto de Iceta al Senado “es diferente”. “Lleva muchos años en la política catalana y su marcha tiene un sentido político: ser presidente de la cuarta institución del Estado”, añade, como parte de una respuesta política del presidente Sánchez a la cuestión territorial. Y en relación a Levy apunta que tenía menos peso político en Cataluña.

Coll sí ve “una cierta orfandad de líderes” constitucionalistas en la comunidad catalana, en un momento en el que los partidos que se oponen al nacionalismo están “más divididos que nunca”. Así, concluye que el panorama es --desde ese punto de vista-- “desolador”.

“Siempre ha sido así”

El catedrático de Derecho Constitucional Francesc de Carreras no ve el éxodo como algo “grave” sino una situación “normal”. “Siempre ha sido así”, señala.

Y recuerda que muchos dirigentes del PSC se trasladaron de región tras la victoria socialista de 1982. Si se quiere hacer política nacional, añade, “lo normal es que se vayan a Madrid”.

Se dijo lo mismo con Rivera

“No creo que el constitucionalismo quede desarmado en Cataluña. Cs tiene gente válida para sustituir a Arrimadas. Lo mismo que el PSC y el PP”, explica.

Y señala que se decía lo mismo cuando Rivera cambió el Parlament por el Congreso.

Los nacionalistas también se van

La catedrática de Derecho constitucional en la UAB Teresa Freixes señala que “cuando ERC, el PDeCAT y todos los nacionalistas se presentan a las elecciones al Congreso, nadie dice que abandonan la comunidad autónoma sino que ejercen lo que creen que es la defensa de los intereses de la región en Madrid. Eso se podría aplicar también al constitucionalismo”.

La jurista no ve “abandono” por parte de los líderes constitucionalistas “sino que quizás piensan que, si no se refuerza el flanco de Madrid, va a ser muy difícil poder normalizar la situación en Cataluña”.

Influir en el Gobierno y en el Congreso

Freixes ve necesario “defender el constitucionalismo en todos niveles, en Cataluña, en España y en Europa”. Y, más concretamente, echa de menos la influencia de los catalanes no nacionalistas en el Gobierno o en el Congreso.

En todo caso, matiza que “los partidos tienen que cuidar que, cuando alguien se desplaza a nivel distinto del suyo habitual, quede bien cubierto el hueco que deja”.

Política catalana desde Madrid

El catedrático de Derecho Internacional Privado de la UAB Rafael Arenas considera que la marcha de líderes catalanes constitucionalistas a Madrid debe analizarse desde el punto de vista de “cómo pueden incidir desde allí en los temas de Cataluña”. “El hecho de que se vayan no quiere decir que se vayan de la política catalana”, insiste.

Según el expresidente de Societat Civil Catalana, “se van pero no se van” porque “la política catalana también se hace en Madrid”.

Surgirán nuevos líderes

Arenas no entiende justificado ningún sentimiento de orfandad por parte del constitucionalismo en Cataluña. “Lo lógico es que vuelva a pasar lo mismo que cuando se fue Rivera y surgió Arrimadas: que aparezcan otras personas que ahora no tienen tanta visibilidad y que jugarán el mismo papel”, apunta.

Sin embargo, en el caso de la dirigente naranja cree que su marcha no es solo fruto de “una decisión política libre” sino que “la dureza personal de su etapa como líder de la oposición en el Parlament”, en la que ha sufrido ataques, escraches y todo tipo de acoso, también ha influido.

Política catalana devaluada

Para el presidente de Impulso Ciudadano, José Domingo, este éxodo “refleja que la política en Cataluña está muy devaluada y que quien quiere hacer alta política lo tiene que hacer en las principales instituciones del Estado”.

“Tenemos un parlamento que prácticamente no legisla, no controla al Govern --que está ausente--. En este contexto es muy difícil hacer política. Aquí la política solo tiene una obsesión, la cuestión identitaria de los nacionalistas”, denuncia.

Atentos al banquillo

Así las cosas, el exdiputado de Cs en el Parlament entiende el salto al ámbito nacional de los dirigentes catalanes, algo que --recuerda-- también hacen los líderes nacionalistas pese a que lo lógico es que “optasen por actuar principalmente en el Parlament”.

“Ahora está por ver qué recorrido tiene el banquillo de los partidos constitucionalistas en Cataluña”, concluye.