Menú Buscar
Sede del Tribunal Supremo de España, institución fundamental para el cumplimiento del Estado de derecho / EFE

España, en la élite del cumplimiento del Estado de derecho

El Rule of Law Index 2019 destaca el respeto por los derechos fundamentales en el país y el funcionamiento de su sistema penal

03.03.2019 00:00 h.
11 min

España es uno de los países con mayor y mejor cumplimiento del Estado de derecho del mundo. Así lo refleja el Rule of Law Index 2019 (Índice de Estado de Derecho 2019) publicado esta semana por el World Justice Project.

España ocupa la 21ª posición entre los 126 países analizados (con una puntuación de 0,71 sobre 1) y mejora dos lugares respecto al ranking del año anterior (0,70). Además, España se sitúa en el puesto número 15 entre los países de la UE, la EFTA y Norteamérica.

Justicia, corrupción, derechos fundamentales

El Rule of Law Index [aquí el informe completo de este año] evalúa el grado de aplicación del Estado de derecho en los diferentes países según 44 indicadores agrupados en ocho apartados: el límite al poder gubernamental, la ausencia de corrupción, el gobierno abierto, el respeto de los derechos fundamentales, el orden y la seguridad, el cumplimento regulatorio, la justicia civil y la justicia penal.

El ranking se basa en encuestas realizadas a 3.800 expertos y en 120.000 hogares de 126 países, lo que permite medir la percepción y la experiencia de la población general respecto al Estado de derecho en situaciones prácticas y cotidianas.

España, entre los pocos que mejoran

A pesar de que el informe alerta de que, a nivel mundial, en el último año ha habido un deterioro generalizado de las puntuaciones y que hay una tendencia a la debilitación el Estado de derecho que sugiere un aumento del autoritarismo, España se encuentra entre los países que mejoraron sus mediciones.

De hecho, España es uno de los 14 países (de 126) que desde 2015 ha registrado aumentos permanentes año tras año en sus valoraciones.

rule law index ranking

Ranking del Rule of Law Index 2019

Ejemplo de respeto de los derechos fundamentales

Uno de los ámbitos en los que España está mejor situada es el del respeto a los derechos fundamentales, ocupando la 16ª posición mundial (tres puestos más arriba que hace un año), a un nivel similar al de Japón y por encima de países como Francia, Italia y EEUU.

En este apartado, el índice mide el grado de cumplimiento de aspectos como la actuación de la policía sin órdenes judiciales; la interceptación de comunicaciones sin autorización judicial; la libertad de reunión, manifestación y asociación; la libertad de expresión sin miedo a represalias, y los derechos laborales.

Sistema penal justo e imparcial

España también mejora sustancialmente en el apartado relativo a la justicia penal, en la que sube cuatro posiciones y se sitúa en el puesto 20º del mundo, por delante de Italia, Francia, EEUU y Portugal.

Este indicador evalúa elementos como la eficacia, la imparcialidad y la competencia del sistema judicial penal; la ausencia de corrupción en el sistema judicial penal; su independencia respecto al gobierno; el cumplimiento de la presunción de inocencia, y el uso proporcionado y justificado de la prisión preventiva.

Límites al poder gubernamental

Otro de los puntos fuertes de España es el de los límites al poder gubernamental. En este campo, sube dos posiciones hasta el lugar 21º a nivel mundial.

Este apartado mide la capacidad del poder legislativo para ejercer contrapesos efectivos y supervisar el gobierno; la independencia del poder judicial; la fiscalización de los funcionarios gubernamentales y de los policías; la libertad de prensa y la limpieza de los procesos electorales.

Gobierno abierto y transparente

El Rule of Law Index sitúa a España en el lugar 20º del mundo en cuanto a gobierno abierto, con una mejora de un puesto respecto al año pasado.

Este factor analiza el grado de acceso de los ciudadanos a la información pública, los mecanismos de participación ciudadana en la vida pública y los mecanismos de queja ante las administraciones.

Corrupción

España mejora una posición en el ranking de ausencia de corrupción y se sitúa en el puesto 23º a nivel mundial, justo por debajo de Francia y EEUU, al nivel de Portugal y por encima de Chile e Italia.

Este indicador valora la corrupción en el sector público --gobierno, jueces, legisladores, funcionarios, policía--, especialmente en la adjudicación de contratos y obras públicas, así como la malversación y las influencias inapropiadas en los jueces por parte del gobierno, los intereses privados y las organizaciones delictivas.

Cumplimiento regulatorio

En el apartado de cumplimiento regulatorio, España ocupa el puesto 23º, el mismo que el año pasado.

Esta sección estima el grado de aplicación de las leyes sin influencias de intereses privados, así como si los procedimientos administrativos se ejecutan sin retrasos injustificados y si no se producen expropiaciones excesivas.

Justicia civil

En el ámbito de la justicia civil, España mejora cuatro posiciones y se coloca en el lugar 23º a nivel mundial.

Este apartado el nivel de accesibilidad de los ciudadanos a los mecanismos de la justicia civil sin costes injustificados, la ausencia de discriminación y corrupción en este ámbito, su aplicación efectiva y la existencia de mecanismos alternativos para la resolución de conflictos.

Orden y seguridad

El indicador de orden y seguridad es en el que peor parada sale España, pues pierde dos posiciones y cae hasta la posición 39ª.

El índice mide el control efectivo de la delincuencia, la protección ante conflictos armados y terrorismo y la ausencia de violencia para solucionar disputas civiles o contra el gobierno.

rule law index spain

Resumen de los indicadores del Rule of Law Index 2019 para España

Dinamarca, Noruega y Finlandia

A nivel global, encabeza el Rule of Law Index Dinamarca, seguida de Noruega y Finlandia. Los mismos tres países y en el mismo orden que el año pasado.

El resto del top ten lo completan Suecia, Holanda, Alemania, Austria, Nueva Zelanda, Canadá y Estonia. Y a continuación se sitúan Australia, Reino Unido, Singapur, Bélgica, Japón, Hong Kong, Francia, Corea, Chequia y EEUU, justo antes que España.

“Un Estado muy garantista”

La catedrática de Derecho constitucional en la UAB Teresa Freixes considera que “no es extraña” la buena valoración de España en el Índice de Estado de Derecho pues suele salir siempre en buenas posiciones en la mayoría de los indicadores de las organizaciones más solventes, como el índice de democracia de The Economist y, recientemente, el Congreso Mundial del Derecho organizado por la Asociación Mundial de Juristas (WJA).

En su opinión, esto “corrobora” que España es “un Estado muy garantista”, como ya ha indicado la asociación progresista Magistrados Europeos por la Democracia y la Libertad (Medel) --en la que está integrada Jueces para la Democracia-- y como confirma el hecho de que España sea uno de los países con menos condenas del TEDH por violación de derechos. Además, según Freixes, la estas valoraciones de organizaciones internacionales independientes desbarata las falsedades difundidas por la “propaganda independentista” para tratar de desprestigiar a las instituciones españolas.

Monarquía vs república

Por su parte, el catedrático de Derecho constitucional de la UAB Francesc de Carreras señala que “no es sorprendente” que España aparezca entre los primeros países del mundo en cuanto a Estado de derecho y democracia, en contra de lo que se indica desde el nacionalismo catalán.

Además, destaca que cuatro de los cinco primeros clasificados en el Rule of Law Index son monarquías parlamentarias, lo que, a su juicio, rebate el argumento de los partidos “independentistas y populistas” de que un sistema republicano es, en sí mismo, más democrático y efectivo que una monarquía parlamentaria.

Uno de los indicadores más prestigiosos

El Rule of Law Index --el  indicador más completo y prestigioso a nivel mundial-- lo elabora el World Justice Project, una organización independiente y multidisciplinaria --con sedes en Washington, Seattle, Singapur y México-- que trabaja para fortalecer el Estado de derecho en el mundo.

Entre sus objetivos apuntan el de reducir la corrupción, combatir la pobreza y proteger a las personas de las injusticias. La entidad se creó en 2006 a iniciativa de la American Bar Association (ABA), equivalente al Colegio de Abogados de Estados Unidos.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información