Menú Buscar
Fachada de los estudios de TV3 en Sant Joan Despí / EFE

Caso 3%: Un empresario asegura que cobró actos de Convergència a cargo de TV3

Germà Gordó, exconsejero de Justicia, habría ordenado los pagos para financiar la campaña electoral, a través del exgerente de la cadena, Oriol Carbó

29.07.2019 19:31 h.
3 min

El empresario que presentó un escrito ante un juzgado de Barcelona para confesar que TV3, a través de facturas falsas, le había pagado por servicios que prestó a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), ha declarado este lunes ante el juez del caso 3%, que cobró actos de campaña del partido a cargo de dos programas de la cadena autonómica.

Se trata de Juan Manuel Parra, quien ha señalado que este hecho se produjo por orden del exconsejero catalán de Justicia Germà Gordó, y del exgerente de la televisión pública Oriol Carbó. 

Productora Triacom

En su comparecencia ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, Parra ha asegurado que el exconseller de CDC le indicó en una reunión que Carbó le pagaría los trabajos para el partido, de varios cientos de miles de euros, a través de la productora Triacom, participada por el exgerente de TV3.

Así fue como el empresario se reunió con Carbó, quien le explicó que debía girar las facturas falsas a la productora con conceptos de aportación para los programas El gran dictat y Fish and chips. Pero, tras tener problemas para cobrar, Parra se comunicó de nuevo con el entonces consejero en su despacho de la sede de CDC, en la calle Córcega de Barcelona. Y, finalmente, acabó percibiendo las cantidades que demandaba. 

Reunión con Gordó

Al empresario, investigado por un delito fiscal por las facturas falsas, ha aportado un dvd con la grabación de la reunión que mantuvo con Gordó en la sede de los convergentes, así como los albaranes que envió al partido por organizar varios actos de campaña en 2010, y también un libro que le dedicó Artur Mas

Parra ya fue condenado a ocho meses de cárcel por la Audiencia de Barcelona en el caso Palau tras declarar en el juicio que cargó a la institución facturas que en realidad correspondían a trabajos realizados para Convergència. En concreto, dijo que su empresa --dedicada al montaje de sistemas audiovisuales-- remitió 13 facturas con un valor de 824.299 euros por servicios prestados a la formación en la campaña de las elecciones generales de 2004.