Menú Buscar
(I-D) El magistrado, Andrés Martínez Arrieta, el presidente del tribunal, Manuel Marchena y el magistrado, Juan Ramón Berdugo / EP

Los documentos incautados a Jové apuntaban a la movilización coordinada desde el Govern

Un guardia civil ha precisado cómo, inicialmente, en la hoja de ruta "no estaba planteado el referéndum" sino la construcción de un estado propio

23.05.2019 18:00 h.
6 min

La pericial ha arrancado con incidentes y así ha culminado. La que se presentaba como la prueba que mayor expectación generaba en la cuadragésimo sexta sesión del juicio del procés ha arrancado con dos miembros de la Guardia Civil a punto de ser interpelados en torno a la documentación hallada en la vivienda de Josep Maria Jové, ex número dos de Oriol Junqueras, para finalmente terminar con uno solo. Su comparecencia apenas ha durado un cuarto de hora, ha generado multitud de protestas desde todos los bandos y, pese a ello, ha arrojado cómo los papeles incautados aludían a una movilización coordinada desde el Govern enmarcadas en el 1-O y, en concreto, “desde uno de sus departamentos”.

El capitán, sin embargo, no ha podido concretar más detalles al respecto puesto que su comparecencia ha provocado la inmediata protesta de las defensas y, más en concreto, por parte de Marina Roig, abogada del líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart: los documentos en torno a los que el fiscal Javier Zaragoza estaba inquiriendo al que ha sido designado como testigo-experto no constan en la causa. De hecho, el interrogatorio ha sido continuamente interrumpido por los letrados e incluso el propio presidente del tribunal, Manuel Marchena, se ha visto impelido a amonestar al representante del ministerio público por la impertinencia de sus preguntas.

El episodio ha alcanzado tal nivel de tensión entre las partes que, finalmente, Zaragoza ha optado por resignarse: “Vistas las dificultades para seguir, el fiscal renuncia a seguir con el interrogatorio”. Marchena no ha perdido la oportunidad de reprenderle: “No son dificultades, son obstáculos conceptuales”.

Arenas movedizas

Pese a las arenas movedizas en las que se ha desarrollado la prueba y su corta duración, el capitán ha llegado a apuntar que los documentos intervenidos en el domicilio de Jové y cuyo análisis él mismo firmó contenían anotaciones manuscritas sobre el referéndum, aunque no ha podido afirmar si las escribió el propio ex alto cargo. “¿Había alguna particularidad?”, le ha preguntado el fiscal antes de ser abruptamente frenado en el interrogatorio. “Sí, son interesantes las referencias a la movilización coordinada desde el Govern y desde uno de los departamentos”.

La documentación que ha generado el reproche de las defensas no es la relativa a dos de los pilares en los que la Fiscalía apoya sus acusaciones contra los 12 líderes independentistas que se sientan en el banquillo: el papel conocido como Enfocats y que el ministerio público considera “una auténtica guía del desarrollo del procés”, y la agenda Moleskine, que contenía anotaciones en torno a las reuniones que altos cargos de la Generalitat y líderes sociales habrían mantenido entre 2015 y 2016 para discutir los aspectos relativos a la estrategia independentista.

Construcción de un estado propio

Ambos documentos, también hallados en la vivienda de Jové, sí constan en el procedimiento judicial y, por tanto, el agente ha podido aludir libremente a su contenido. Ha explicado, así, que en el documento Enfocats “había referencias a la movilización popular, un elemento primordial para el éxito de la propuesta estratégica que se planteaba. Constaba claramente”. Ante las preguntas de Zaragoza, el guardia civil ha precisado cómo inicialmente, en la hoja de ruta de los líderes independentistas, “no estaba planteado el referéndum sino que el contenido se centraba en el inicio de un proceso constituyente para la construcción de un estado propio”. El documento también adelantaba qué futuras estructuras se plantearían, como una Seguridad Social y una Agencia Tributaria propias. “Y también apuntaba la necesidad de aumentar el nivel de conflictividad”.

La prueba ha arrancado con polémica cuando el abogado de Junqueras, Andreu van den Eynde, ha recordado su impugnación debido a que uno de los dos agentes que estaban previstos en la misma ya había comparecido en la fase testifical. Tras una breve deliberación, el tribunal ha acordado que la pericial se desarrollase sin la presencia de ese guardia civil. “Es una preocupación que uno de ellos ya haya declarado. Corremos el riesgo de que un testigo de la oposición tenga la oportunidad de insistir en lo que ya puso de manifiesto y provocar una situación de desequilibrio que podría lesionar el principio de igualdad de armas”, ha justificado.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información