Menú Buscar
Las diez campañas más rocambolescas de los independentistas

Las diez campañas más rocambolescas de los independentistas

Algunas de las denominadas acciones directas y pacíficas 'han pinchado' entre los propios defensores de la causa secesionista

02.03.2018 00:00 h.
11 min

Las entidades independentistas Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural han conseguido sacar a la calle durante varios años consecutivos a millares de ciudadanos con campañas y movilizaciones de diversa índole. Algunas de estas iniciativas, sin embargo, han suscitado las críticas de sus oponentes políticos y otras no han logrado la acogida esperada entre los propios independentistas.

En esta lista de fracasos cabe sumar la última campaña de la ANC, titulada Basta de rehenes, y que insta a la gente a ayunar en solidaridad con los dirigentes y activistas encarcelados por su presunta implicación en el referéndum ilegal del 1 de octubre.

1. Ayuno por la libertad

El llamado “ayuno por la libertad” solo ha reunido en el convento de los Caputxins de Sarrià a 14 personas, según informó E-notícies. Este grupo de comprometidos ha dejado de comer durante un mínimo de 48 horas y un máximo de siete días para reclamar la libertad de los exlíderes de la ANC y Òmnium Cultural Jordi Sànchez y Jordi Cuixart y de los miembros del Govern cesado que también permanecen en prisión.

ayuno

Participantes del "ayuno por la libertad"

Se trata de una huelga de hambre de baja intensidad, en la que se puede participar tras una supervisión médica y que finaliza a las ocho de la tarde de los días elegidos. El profesor mallorquín Jaume Sastre, que hizo 40 días de huelga de hambre como protesta por la situación del catalán con el exgobierno balear de José Ramón Bauzá, es su máximo inspirador.

2. Máscaras de Puigdemont

La penúltima campaña más sonada del entorno independentista fue la de rodear el Parlamento catalán con máscaras de la cara del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. Dentro de la Cámara catalana se celebraba la sesión de investidura, y el pretexto fue utilizado para criticar que debía ser Puigdemont el candidato a presidir, de nuevo, el gobierno autonómico.

mascaras

La mayoría de asistentes a rodear el Parlament llevaban la máscara con la cara de Puigdemont / TWITTER

El llamamiento rezaba “Todos con la máscara. Todos somos Puigdemont” con una imagen que evoca a la película V de Vendetta y que ofrecía un enlace donde descargarse dicha careta.

3. Dos celdas en la Plaza Mayor de Vic

Otra campaña que causó estupefacción fue la colocación de dos celdas en medio de la plaza Major de Vic para que los ciudadanos pudieran experimentar en su propia piel lo que se siente al ser encarcelado.

A partir de las seis de la tarde los voluntarios entraban en esa representación de prisión y permanecían dos horas encerrados.

jaula

La construcción de las celdas / MESOSONA

La acción, llamada “un pueblo encarcelado”, estuvo impulsada por Òmnium, la ANC y los comités de defensa de la república (CDR) de la zona y formaba parte del marco de lo que denominan acciones "directas y pacíficas" contra "la represión".

4. La retirada de efectivo

El breve periodo de tiempo que transcurrió desde la celebración del referéndum ilegal hasta la declaración unilateral de independencia fue uno de los momentos más críticos y tensos que se recuerdan desde que el Govern inició su aventura secesionista.

Los principales bancos catalanes sacaron sus sedes de Cataluña y se produjo un traspaso de fondos fuera de la región sin precedentes. Molestos con la aplicación del artículo 155, la ANC y Òmnium lanzaron una campaña para retirar efectivo de los cinco bancos principales en Cataluña --La Caixa, Banco Sabadell, Bankia, BBVA y Banco Santander-- para el día 20 de octubre de ocho a nueve de la mañana.

El llamamiento no obtuvo apenas seguimiento y, según informaron las entidades bancarias, no notaron el efecto de esta campaña en su cuenta de resultados.

5. La ‘estelada’ más larga del mundo

Otra de las iniciativas para alcanzar un nuevo récord llevada a cabo por las entidades secesionistas fue la de desplegar la bandera independentista “más grande del mundo”.

Sant Cugat fue el emplazamiento elegido para lograr la gesta. Una bandera de 70 metros de largo y 36 de ancho fue instalada en el Turó de Can Mates.

El acto de reivindicación se realizó a las 17.14 horas. Hora referente para el movimiento independentista que recuerda el año de de la Guerra de Sucesión de 1714.

6. El vecino del segundo

Otro de los proyectos que más críticas generó fue la publicación de un libro a favor de la independencia de Cataluña que instaba a hablar con todos aquellos vecinos que no tenían expuesta una bandera secesionista en el balcón de sus viviendas.

balcon

Ilustración de un libro que pedía dirigirse a los "indecisos"

Publicada por una editorial del entorno nacionalista, la obra iba dirigida a convencer a los “indecisos” de los beneficios de lograr la independencia de Cataluña. “¿Y si hablamos con el vecino del segundo?”, pregonaba la ilustración de la portada.

7. Tiendas ‘amigas’

La línea entre congregar a los propios y señalar al discrepante puede ser muy fina. Otra de las campañas que suscitó la controversia por esta cuestión fue la del “comercio amigo”.

La Assemblea Territorial de Les Corts, como integrante de la ANC, pretendió “contribuir a preservar el tejido de comerciantes” de su barrio con una campaña en la que se colocaba información sobre su proyecto político en los comercios comprometidos en crear un nuevo Estado.

comercio amigo

La ANC difundía información y creaba un directorio dentro de su web de todos estos comercios que decidían colaborar con su causa.

8. Subasta de urnas

Las 7.000 urnas con las que se celebró la votación del 1-O se han convertido en una reliquia. No solo el Govern cesado organizó un evento para presentar las urnas que atrajo a la prensa internacional sino que, además, consiguieron esquivar el control de la Guardia Civil y la Policía Nacional.

urnas

Un agente de los Mossos con algunas de las urnas requisadas tras el 1-O

Algunos espontáneos intentaron convertir estos receptáculos en piezas de coleccionista mediante una subasta para recabar dinero para pagar las fianzas por la organización del referéndum. También hubo el intento de comercializar réplicas en miniaturas "hechas en Cataluña" para sacar rédito económico de la épica que envolvió todo el viaje e instalación de las urnas.

Ninguna de las iniciativas, no obstante, ha tenido el recorrido esperado y muchos han preferido quedarse las urnas --reales o en réplica-- como un recuerdo de esa jornada.

urna

Réplicas de las urnas del 1-O

9. DNI de la “República Catalana”

Existen muchas empresas que han probado de hacer fortuna con una especie de DNI catalán que no tiene ningún valor legal. La más reciente es la empresa Anman Gràfiques del Vallès en la que por 7,5 euros se puede tener un “DNI de la República Catalana” a través de la web Racoindependentista.cat.

La empresa continúa modestamente su negocio, pero antes de ella hay otras entidades o formaciones que han intentado tener éxito con el mismo producto y han fracaso en el intento: desde el Partit per la Independencia (PI) —la escisión de ERC liderada por Ángel Colom y Pilar Rahola— a la Fundación Nous Catalans o Identitat.cat han intentado vender documentos ficticios de un eventual Estado catalán o, incluso, de los Països Catalans.

El DNI ficticio de la "Republica Catalana" que se puede comprar en Racoindependentista.cat

DNI ficticio de la "República Catalana"

10. Farolillos en las cabalgatas

La campaña de la ANC de los farolillos con la estelada también consiguió dividir al independentismo entre partidarios y detractores de dicha iniciativa.

Los sectores críticos consideraron que era politizar una tradición muy navideña y que era mejor dejar a los niños al margen de las reivindicaciones. En la última cabalgata casi no se observaron los característicos farolillos amarillos que la entidad secesionista reclamaba llevar para ver a los Reyes Magos.

farolillos reyes

Farolillos independentistas distribuidos por la ANC / TWITTER

Vic fue una de las ciudades donde más farolillos se pudieron ver después de que la ANC repartiera un total de 2.000 de estos complementos.

Todas estas campañas fueron un fracaso o bien suscitaron críticas entre los propios convocantes, al considerar que, quizás, el entusiasmo se les iba de la manos.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información