Menú Buscar
Una foto del consejo político de la CUP celebrado este sábado / CUP

La CUP se desmarca del posible acuerdo entre JxCat y ERC

Los antisistema deciden abstenerse en la posible votación de Jordi Sànchez en el Parlament, lo que permitiría su proclamación como presidente en la segunda vuelta

3 min

El consejo político de la CUP ha decidido este sábado desmarcarse del acuerdo de investidura que negocian Junts per Catalunya y ERC. Los antisistema han acordado que sus cuatro diputados se abstendrán en la votación en el Parlament tras debatir sobre la última propuesta de la lista de Puigdemont, la que señala a Jordi Sànchez como candidato a la presidencia a la Generalitat.

Esta posición permitiría que el expresidente de la ANC, que está en la prisión de Soto del Real, consiguiera convertirse en el nuevo presidente catalán en una segunda votación de la sesión de investidura. JxCat y ERC suman entre los dos 66 representantes en el Parlament, mientras que C’s, PSC, PP y CatComú llegan a los 65 diputados. 

Posición crítica

Las fuerzas independentistas mayoritarias no necesitan negociar con la CUP para que voten a favor de su candidato, como ocurrió en la pasada legislatura. Con su abstención es suficiente y así lo ha ratificado el máximo órgano político de la formación. Aunque no sería un proceso sencillo. Carles Puigdemont debería renunciar a su acta de diputado para evitar que se perdiera un voto, lo mismo que ocurriría con Toni Comín, el exconsejero de Sanidad que está en Bruselas y mantiene su escaño de ERC en el Parlament. 

Los antisistema han optado por una posición que les permite mantener un discurso crítico con el Gobierno catalán que se conforme pero que, si se superan todos estos obstáculos, no frenaría el inicio del nuevo mandato con la vista puesta en el llamado procés constituent.

Investidura presencial

Aunque, por ahora, ni siquera está está claro que la votación se acabe de sustanciar. A pesar de que ERC ha manifestado este sábado que sí ve con buenos ojos la candidatura de Sánchez, en contraposición a lo que aseguró el día anterior, el pacto entre ambas formaciones aún no se ha rubricado.

También queda en el aire otra cuestión. La investidura del presidente de la Generalitat debe ser presencial, por lo que Sànchez necesita la autorización del juez Llarena para salir de la cárcel. Cuestión que está el aire. En el caso de una negativa del magistrado, JxCat y ERC deberían buscar a un nuevo candidato o candidata.