Menú Buscar
El extesorero de CDC Daniel Osácar en la Ciutat de la Justicia / EFE

Cuatro años para el tesorero de Mas y pago de 6,6M€ a CDC

La sentencia, que habla de "acuerdo criminal", condena a Osàcar por un delito continuado de tráfico de influencias, blanqueo de capitales y falsedad

15.01.2018 10:43 h.
4 min

Ya es oficial. La sentencia del llamado caso Palau condena a Daniel Osàcar a cuatro años y cinco meses de prisión por delito continuado de tráfico de influencias, delito de blanqueo de capitales, en concurso medial con un delito continuado de falsedad en documento mercantil y un delito de falsedad contable. El tribunal no tiene duda "hubo un acuerdo criminal" para el "pago de comisiones a una formación política, Convergència Democràtica de Catalunya".

La Audiencia de Barcelona declara probado que "desde principios de 1999, hasta julio de 2009, el total de comisiones satisfechas por Ferrovial a CDC ascendió, como mínimo, a 6.676.105’58 euros".  Asimismo, el total de comisiones satisfechas por Ferrovial a Félix Millet y Jordi Montull por su “mediación”, ascendió, como mínimo, a 3.505.895’37 euros. 

La trama

Millet y Montull "pusieron a disposición de los directivos de Ferrovial y miembros de CDC toda la estructura económica del Palau de la Música, para que estos pudieran ocultar el pago y cobro, respectivamente, de las comisiones, bajo la forma de patrocinio los primeros y bajo la de convenios de colaboración y pago de facturas por servicios no prestados para el Palau los segundos”, indica la sala. 

"La comisión que Ferrovial y CDC pactaron --añade-- pagaría aquella por el ejercicio de aquel influjo para la obtención de obra pública, era del 4% del importe del total de las adjudicaciones obtenidas y esta cantidad se repartiría entre CDC por un lado y Millet y Montull por otro, en un porcentaje de un 2’5% para el partido y un 1’5% para estos. A su vez, Félix Millet y Jordi Montull se repartían el porcentaje que les correspondía en un 80% para el primero y un 20% para el segundo.

"Este acuerdo criminal se mantuvo ininterrumpidamente desde antes del año 1999 hasta el 2009, cesando el mismo a raíz de la entrada y registro en las instalaciones del Palau de la Música acordada judicialmente en el presente procedimiento". 

Por ello, el Tribunal acuerda el comiso de las ganancias obtenidas por Convergència, Félix Millet y Jordi Montull con la comisión de tráfico de influencias, que ascienden, respectivamente, a las cantidades de 6.676.105’58, 2.804.716’29 y 701.179’07 euros, cantidades que deberán ser entregadas por aquellos o hechas efectivas sobre su patrimonio. 

Tras la dimisión de Artur Mas

La sentencia se ha hecho pública menos de una semana después de que Artur Mas dimitiera como presidente de PDeCAT. Y aunque el dirigente convergente desvincula su decisión del fallo, lo cierto es que el caso Palau afecta políticamente a su gestión como secretario general de CDC y como presidente de la Generalitat (2010-2016). Mas siempre ha alegado que no era responsable de las cuentas de Convergència y que confió en las personas que designó para llevar la contabilidad del partido. No obstante, uno de los motivos por lo que la CUP pidió la cabeza de Mas tras las elecciones de 2015 fue la financiación irregular de CDC.

A raíz de los casos de los supuestos casos de corrupción que afectaron a ese partido, entre los que se incluye el llamado 3% --la frase de Pasqual Maragall apuntando al cobro de comisiones por adjudicación de obra pública ya es legendaria--, Convergència cambió sus siglas en una congreso traumático y pasó a llamarse PDeCAT.

No se descarta otra nueva refundación, ahora que ha soltado lastre de Mas, aunque todo depende de cómo evolucione el empeño de Carles Puigdemont de gobernar Cataluña por vía telemática desde Bruselas. Una pretensión que rechaza PDeCAT.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información