Menú Buscar
Un niño y un diccionario catalán-castellano / CG

La Consejería de Enseñanza pasa de controlar las horas de castellano

Los inspectores no vigilan los proyectos lingüísticos que el Govern se niega a facilitar a Ciudadanos, partido que ha analizado las webs de 2.949 centros: solo el 22% informa sobre los idiomas usados

16.01.2019 00:00 h.
7 min

La Consejería de Enseñanza, cuyo titular es Josep Bargalló (ERC), no demuestra ningún interés en explicar los proyectos lingüísticos de los centros escolares que gestiona. Es más, las informaciones que ofrece sobre el papel de los inspectores son, cuando menos confusas, y en lugar de recabar datos para proporcionarlos a los grupos de la oposición, invita a visitar las webs de 2.949 colegios. Esa ingente tarea no ha disuadido a Ciudadanos, que ha analizado esos portales. Solo 659 ofrecen esa información, es decir, un 22%.

Manifestación en Cataluña a favor de la enseñanza en bilingüe

Manifestación en Cataluña a favor de la enseñanza en bilingüe

Hace un año, Ciudadanos pidió a Enseñanza, que entonces estaba en manos de PDeCAT, los proyectos lingüísticos de los centros escolares catalanes. El objetivo de la formación naranja, explica a Crónica Global su diputada Sonia Sierra, era conocer si la oferta educativa asegura la enseñanza del castellano como lengua vehicular, con una presencia mínima de la misma en un 25% de las horas lectivas, como han dictaminado los tribunales.

Sierra también pretendía averiguar en qué grado se utiliza el inglés, dado que su partido defiende el trilingüismo. “No puede ser que, para dominar los tres idiomas, sea necesario matricular a los niños en centros privados muy caros, como hacen algunos políticos y personajes famosos. Eso genera una segregación cultural intolerable”, explica a centros como La Miranda, donde cursaban sus estudios los hijos de Gerard Piqué y Shakira --posteriormente los matricularon en la American School-- y los del expresidente José Montilla.

El conseller de Enseñanza de la Generalitat, Josep Bargalló / EFE

El conseller de Enseñanza de la Generalitat, Josep Bargalló / EFE

Cs intentó acceder a los proyectos lingüísticos mediante una pregunta parlamentaria dirigida al departamento de Enseñanza, pero éste alegó no disponer de esa documentación. Por ello, Ciudadanos presentó una petición de amparo a la Mesa del Parlament, por entender que se habían vulnerado sus derechos como diputados. El propio consejero Bargalló anunció que aumentaría las horas de castellano en colegios con un entorno sociocultural con una fuerte implantación del catalán. Nunca más se supo.

El rapapolvo del Parlament

En septiembre de 2018, el Órgano de Garantía del Derecho de Acceso a la Información Pública de la Cámara catalana dio la razón a Cs el pasado mes de septiembre en un escrito en el que aseguraba que la consejería “debe disponer de los proyectos lingüísticos” y “entregarlos a la diputada”. O, cuando menos, “facilitarle su acceso de forma ágil sin que eso comporte trasladar a la diputada una carta adicional”. Aseguraba este órgano que la administración educativa “es la responsable de custodiar los proyectos educativos y, por lo tanto, de tener acceso a todos los proyectos lingüísticos de todos los centros, sean públicos o sean privados sostenidos con fondos públicos, no solamente para garantizar la legalidad en la fase de su elaboración, sino también para hacer una comprobación y verificación de que los mismos, una vez aprobados, se ajustan al ordenamiento jurídico para, eventualmente, requerir la modificación”.

Alumnos en la American School de Barcelona, donde Shakira y Piqué llevan a sus hijos / ASB

Alumnos en la American School de Barcelona, donde Shakira y Piqué llevan a sus hijos / ASB

Ante este requerimiento, Bargalló respondió a Cs con cierta sorna. “Os envío, en anexo, las direcciones web de los 2.949 centros educativos que prestan el Servicio de Educación de Cataluña, donde deben mostrar el proyecto educativo durante este curso escolar en cumplimiento de lo establecido en resolución de la Secretaria General, de 20 de junio de 2018, por la que se aprueban los documentos para la organización y la gestión de los centros para el curso 2018-2019”, indica el texto --que se puede leer en este enlace-- firmado por el consejero.

Una tarea ingente que, no obstante, ha llevado a cabo Ciudadanos durante estas Navidades. Así, un equipo pilotado por Sierra ha analizado esas 2.949 direcciones webs y comprobaron que solo 659, es decir, un 22% tienen colgado su proyecto lingüístico. Y eso que Ciudadanos rebajó su nivel de exigencia “pues hemos aceptado como proyecto un simple párrafo en el que se informa de que la lengua vehicular del centro es el catalán”.

La confuso papel de la inspección

En ese texto firmado por Bargalló el 8 de noviembre se informaba de que el departamento de Enseñanza “a través de la Inspección de Educación supervisa los proyectos educativos de cada centro con las visitas ordinarias que hacen los inspectores e inspectoras de Educación en ejercicio de la función inspectora que tienen encomendada”. Para sorpresa de Cs, un nuevo escrito del departamento, remitido el pasado 11 de enero, decía lo contrario. “La Inspección colabora con las diferentes unidades del Departamento de Educación aportando propuestas y sugerencias para la elaboración de normativa, para la planificación y la gestión de programas, etc, pero no elabora informes específicos respecto a las disposiciones normativas que publica el departamento”.

En paralelo, la Asamblea por una Escuela Bilingüe en Cataluña (AEB), también solicitó información sobre los proyectos lingüísticos de los centros escolares a la Generalitat. La presidenta de la AEB, Ana Losada, explica a este diario que ayer “se acababa el plazo que establecen las normas de transparencia para que nos envíen todos los proyectos. Debemos analizarlos, lo cual llevará un tiempo”.