Conjura con el exfiscal Villarejo para “resistir y ganar” al independentismo

Jiménez Villarejo pide, junto a Antonio Franco y Joan Botella que no se ceda y se piense que el independentismo acabará imponiendo sus tesis

Carlos Jiménez Villarejo y la portada de su último libro, 'Catalunya, mitos y resistencia'
27.11.2018 00:00 h.
9 min

Una conjura, una ayuda mutua para mantener “la resistencia” y para “combatir las mentiras y las quimeras” del independentismo. No es el momento de “tocar el violín”, sino de mostrarse firmes en las convicciones al lado de “la democracia”. Eso se vivió este lunes en el Espai Veïnal Calabria 66, con viejos militantes de la izquierda y jóvenes inquietos y con una fuerte presencia del mundo judicial. Querían escuchar al exfiscal Carlos Jiménez Villajero, que, acompañado del periodista Antonio Franco y del presidente de Federalistes d’Esquerra, el catedrático de Ciencia Política, Joan Botella, insistió en su posición: “Hubo rebelión, y no me gusta que nadie esté en prisión, pero tampoco me gusta que se cometieran delitos, y que se quisiera desmontar la Generalitat y crear un Estado propio aprovechando el poder, el dinero y los Mossos d’Esquadra, y eso comenzó a pasar, al menos, desde 2013”.

Portada del libro 'Catalunya, mitos y resistencia', de Carlos Jiménez Villarejo

Jiménez Villarejo presentó su libro Catalunya, mitos y resistencias, (El Viejo Topo), que recoge una selección de sus colaboraciones periodísticas, muchas de ellas en los últimos años publicadas en Crónica Global. Pertrechado de documentos, el que fuera fiscal del caso Banca Catalana, que sigue siendo una alargada sombra sobre Jordi Pujol, Villarejo insistió en que se puede interpretar de forma diferente la prisión preventiva, pero que el auto de procesamiento del juez Pablo Llarena es “explícito” y explica en profundidad todo lo ocurrido y lo que se impulsó desde el Govern de la Generalitat. Citó resoluciones parlamentarias, documentos de la ANC y Òmnium Cultural, documentos del Govern y declaraciones públicas. “Lo que ha habido es el intento de desmontar la Generalitat, y constituir un estado, con la pasividad, eso hay que decirlo, del Estado”.

Los asistentes seguían fijamente los labios del exfiscal, que quiso tener una primera atención para la viuda del juez Juan Antonio Ramírez Sunyer, titular del juzgado número 13 que investigó el departamento de Economía, y que dio pie a las concentraciones “tumultuarias”, del 20 de septiembre de 2017. La viuda, presente en el acto, se fundió en un abrazo con Villarejo. También seguía con atención sus palabras la fiscal Ana María Magaldi, exfiscal jefe de la Fiscalía Provincial de Barcelona, que se enfrentó con un grupo de independentistas que la interpelaba. “Lo que no se concibe es que desde un cargo electo, que se debe a todos los ciudadanos, se cometan actos delictivos y se actúe con esa deslealtad”, señaló Villarejo.

Antonio Franco, Jiménez Villarejo y Joan Botella, en el acto de presentación del libro 'Catalunya, mitos y resistencia' /CG

Antonio Franco, Carlos Jiménez Villarejo y Joan Botella, en el acto con los asistentes

Pero la propaganda independentista tiene incidencia entre la ciudadanía. Los comentarios de los asistentes reflejaron esas dudas, con la mención de los últimos “logros” del independentismo, o de los problemas internos de la justicia española. La última ha sido la consideración por parte del Partido Comunista Francés (PCF) de “presos políticos” respecto a los políticos independentistas encarcelados y el anuncio de que una delegación los visitará el 30 de noviembre en la cárcel de Lledoners. La vieja izquierda, la combativa, la misma a la que perteneció Villarejo, no entiende ahora esa “comprensión” de algo que se ve tan claro desde Cataluña, por parte de los no independentistas.

Aquí Villarejo recibió la ayuda del periodista y exdirector de El Periódico de Catalunya Antonio Franco. “No estamos en el mundo ordenado de antes, hay mucha gente que cabalga a lomos de caballos desbocados, los periodistas no acabamos de saber cómo informar en estos tiempos, ni los ciudadanos saben cómo quieren ser informados, y hay mucha gente que está en contra de lo que pasa, pero que se muestra discreta, pensando que la propia democracia lo acabará arreglando, y aquí es donde se equivoca, porque hay que decir las cosas y mostrarse activo”.

Antonio Franco, durante su intervención, con Jiménez Villarejo y Joan Botella, en el acto de presentación del libro 'Catalunya, mitos y resistencia' /CGen su

Antonio Franco, Carlos Jiménez Villarejo y Joan Botella

Ese fue el momento optimista, el resorte que devolvió la esperanza y que fue redoblado por Villarejo y Botella. El exfiscal lo remachó: “Va a ganar la democracia, en las urnas, esto se va a ganar, pero hay que resistir y combatir las mentiras de los independentistas”. Para Botella “lo único malo es la pasividad, y se debe decir que hace un año que ya no hablan de independencia, hablan de los políticos presos”.

Villarejo señaló como un motivo que indica el cambio en la situación la huelga del colectivo de médicos de atención primaria. “Estuvieron, por parte del gobierno catalán, tratando de impedirla, hasta buena parte de la noche, con el objetivo de que se desconvocara, la habían aplazado, pero no pueden aplazar las cosas de forma permanente”, señaló.

¿Indultos?

Las cosas van apareciendo, las cuestiones sobre la gestión diaria, los recursos que se emplean en cada ámbito, las contradicciones internas del propio independentismo. Todo debería llevar a los no independentistas a pensar que la situación se puede revertir. Pero….

Algunos asistentes mostraron, de nuevo, sus dudas, sus miedos, al entender que existe un cambio en los últimos meses que indicaría un cierto pacto, una política conciliadora que llevara a una amnistía o a indultos. En ese momento, se mencionó al PSC, y a las palabras de Miquel Iceta sobre los posibles indultos en el futuro. En un ambiente proclive a los socialistas, y a formaciones a la izquierda del PSC, Villarejo negó la mayor. “No veo en el horizonte esos cambios, las cosas en el ámbito judicial parecen claras, y me gustaría que se leyera ese auto del juez Llarena, y que no sólo quede como una lectura entre juristas, porque se explica muy bien todo lo que se hizo y se intentó hacer”.

En el centro, con cabello blanco, la fiscal Ana María Magaldi, en el acto con Jiménez Villarejo/ CG

En el centro, con cabello blanco, la fiscal Ana María Magaldi, en el acto con Jiménez Villarejo

Abrazos, y conjura fraternal, la de una izquierda que cree que el proyecto nacionalista desde 1980 ha acabado por provocar el proceso soberanista. Uno, tal vez el que más, que lo combatió, fue Villarejo, que sigue sin comprender “cómo Hacienda no supo o no vio, o se desentendió sobre la cuenta que tenía Jordi Pujol fuera de España, y que no se conoció, y porque él mismo lo explicó, hasta 2014”, en referencia a la supuesta “deixa” que el expresident admitió disponer en una cuenta bancaria en Andorra, y que algunos juristas y periodistas han vinculado con el caso Banca Catalana.

Villarejo no pudo evitarlo, y mencionó a Antonio Gutiérrez Díaz, cuando definía el “catalanismo popular” en 1980, como dirigente del PSUC, al establecerlo como antítesis del “actual nacionalismo de derechas”, y que recoge en el libro: “La Catalunya de hoy es la Catalunya de todos y no dejaremos que nos la arrebaten aquellos que con nacionalismos extremos y provocadores quieren utilizar la bandera catalana para esconder sus intereses de clase. (…) No debemos caer en la trampa de dejarla en manos de aquellos que la quieren para disimular que las tienen sucias”.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información