Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una docena de independentistas cortando la Avenida Meridiana de Barcelona / MERIDIANA SIN CORTES

Confirman la primera condena a un manifestante por los cortes en la Meridiana de Barcelona

Según la sentencia, el acusado increpó y empujó por la espalda a un mosso que intentaba sujetar a un manifestante que quería invadir la calzada, y al caer sufrió un fuerte golpe en la mano

2 min

La Audiencia de Barcelona ha confirmado la condena a un año y medio de cárcel impuesta a Marcel, el primer manifestante independentista detenido en los cortes de la avenida Meridiana de Barcelona contra la sentencia del procés, por empujar a un mosso d'esquadra.

En su sentencia, la sección séptima de la Audiencia rechaza el recurso presentado por la defensa contra la sentencia que condenó al activista, al que se opuso la acusación particular ejercida por la Generalitat, que inicialmente pedía medio año de cárcel para el manifestante.

Atentado a la autoridad

Marcel fue condenado a un año y medio de cárcel por un delito de atentado a la autoridad así como una multa de 360 euros por empujar a un cabo de la policía catalana, a quien además deberá indemnizar con 1.350 euros por las lesiones que le causó en un dedo.

En el juicio, celebrado el pasado 2 de marzo, la Fiscalía pidió para el acusado dos años de cárcel y 600 euros de indemnización, mientras que la acusación particular ejercida por la Generalitat, en representación del cabo de los Mossos d'Esquadra, solicitó una condena de seis meses de prisión y una indemnización de 5.000 euros.

Los hechos ocurrieron el 19 de octubre de 2019, pocos días después de que el Tribunal Supremo notificara su condena a la cúpula del procés, cuando el acusado, militante de Arran, se encontraba hacia las 22.00 horas en la avenida Meridiana, donde grupos de independentistas cortan cada noche la vía en protesta por la sentencia del alto tribunal.

Según la sentencia ahora confirmada, el acusado increpó y empujó por la espalda a un cabo que trataba de sujetar a un manifestante para que no invadiera la calzada de la Meridiana, lo que provocó que ambos cayeran al suelo y que el policía recibiera un fuerte golpe en la mano derecha.