Menú Buscar
Alfred Bosch, líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, y Ada Colau, alcaldesa de la capital catalana / EFE

Colau tropieza en el disparo de salida hacia las municipales de 2019

Alfred Bosch (ERC) se posiciona como ganador y el PSC es el partido que más crece respecto a los datos del anterior barómetro

4 min

El Ayuntamiento de Barcelona se ha convertido en la joya de la corona de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). El candidato principal del grupo municipal, Alfred Bosch, se perfila como número uno según los resultados del Barómetro Semestral de Barcelona presentado este jueves por Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde.

Los republicanos ganarían unas elecciones municipales si se celebraran ahora, según los datos recogidos en base a 800 encuestas. Vence por dos décimas: Bosch obtendría el 16,5% de los votos y Ada Colau quedaría con el 16,3%. Se trata de la segunda vez en la historia que un partido de la oposición supera el resultado en intención de voto al que está en el Gobierno. La primera fue en 2010, antes de que Xavier Trias obtuviese la alcaldía de Barcelona.

La importancia del ayuntamiento

Estos resultados afianzan el objetivo que se propone ERC de hacerse con la alcaldía de la capital catalana como vía para construir una hipotética república catalana. “Sin Barcelona no hay independencia”, dijo Bosch en su día, cuando aspiraba a ocupar el gobierno municipal en 2015.

No lo consiguió entonces, ni siquiera pudo formalizar un pacto con la alcaldesa, que prefirió estrecharle la mano al socialista Jaume Collboni, con quien gobernó durante un año y medio. Tras la DUI de Puigdemont el pasado 27 de octubre, Bosch coge impulso para “formar una realidad y dar un paso adelante cuando haya una nueva oportunidad para renovar los ayuntamientos”.

El PSC, el que más crece

Collboni fue uno de los grandes perjudicados en el panorama municipal tras la aplicación del artículo 155 por mostrar su apoyo a la medida impulsada por el Gobierno de Mariano Rajoy. Colau consultó a sus bases y éstas decidieron deshacerse de los socialistas.

Su gestión municipal no tuvo nada que ver en la expulsión del Ejecutivo y a la vista está en los resultados del barómetro: sería la tercera fuerza más votada (9,3%) --el mejor porcentaje en intención de voto desde el 2011-- y la que más crece respecto a los datos de la encuesta anterior (+3,3%).

Le seguiría Ciudadanos, con Carina Mejías al frente (6,4%); el PDeCAT de Xavier Trias (5,8%); la CUP (3,6%) y, en séptima y última posición, el PP de Alberto Fernández (1%).

Rozando el suspenso

La alcaldesa de Barcelona no convence en su gestión, ya que la percepción de que Barcelona ha empeorado en los últimos años ha aumentado más de diez puntos y ha pasado a situarse en el 51%, la peor cifra desde 2012, cuando gobernaba el convergente Trias.

Gráfico de la puntuación de los políticos que forman el Ayuntamiento de Barcelona / AJUNTAMENT DE BCN

Gráfico de la puntuación de los políticos que forman el Ayuntamiento de Barcelona / AJUNTAMENT DE BCN

Por eso Colau ha recibido también la peor puntuación: un 5,3 en la escala del uno al diez, cuando en 2015 obtuvo un 5,8. Es la única que aprueba junto con su máximo competidor, Alfred Bosch, que obtiene un 5,2 y se queda exactamente igual que en 2015.

Xavier Trias ocupa el tercer puesto en cuanto a puntuación y conocimiento de los políticos que forman el hemiciclo municipal de Barcelona con un 4,9 (5,7 en 2015, la que fue su mejor puntuación). Le sigue Jaume Collboni con un 4,8 (4,7 en 2015); La cupaire María José Lecha con un 4,6 (4,8 en 2015); Carina Mejías con un 3,1 (3,3 en 2015) y Alberto Fernández con un 2,4 (3 en 2015), su peor nota desde 2011.