Menú Buscar
La alcaldesa Ada Colau junto al concejal de Presidencia y Energía, Eloi Badia / Europa Press

Colau da marcha atrás y no abastecerá la eléctrica municipal con energía de la incineradora

Ya se ha abierto el plazo para que 20.000 ciudadanos puedan darse de alta como clientes del operador energético público

13.11.2018 20:10 h.
5 min

El gobierno de Ada Colau se ha visto obligado a rectificar, y finalmente la eléctrica municipal Barcelona Energia no comprará energía procedente de la incineradora de Sant Adrà del Besòs. La alcaldesa ha cedido a las presiones de los grupos ecologistas, que criticaron el proyecto inicial por incluir como socio a la incineradora Tersa, lo que suponía la compra de energía contaminante. Los defensores del medio ambiente denunciaban que esta empresa pública está bajo la investigación de la Fiscalía de Medio Ambiente por supuestas manipulaciones e infracciones en las mediciones de dioxinas.

Pero la alcaldesa confirmó este lunes que finalmente no utilizarán la energía de la incineradora de Sant Adrià del Besòs, tal y como estaba previsto. Según Colau, Barcelona Energia adopta un modelo transparente y eficiente, que apuesta por el ahorro energético y el autoconsumo eléctrico: "Es el presente y el futuro energético. Nos desconectamos del oligopolio", aseguró en rueda de prensa junto al concejal de Presidencia y Energía, Eloi Badia

"No generará ningún kilowatio"

El responsable de Energía manifestó que Barcelona Energia "no generará ningún kilowatio", sino que solo comercializará energía que comprará en el mercado y que deberá tener certificados de energía renovable y garantizar que no provienen de plantas incineradoras. "Daremos un servicio de calidad y con valores", resumió Badia. 

Una de las novedades anunciadas por el Consistorio es que desde esta semana un máximo de 20.000 ciudadanos pueden darse de alta como clientes del operador energético público, con la previsión de que el alta efectiva se produzca el 1 de enero. Para poder ser clientes de Barcelona Energia, se debe ser residente del Área Metropolitana de Barcelona (AMB); tener una potencia contratada inferior a 15 kW y que la vivienda sea habitual. Se elegirán por orden de inscripción y podrán apuntarse tanto personas físicas como comunidades de propietarios.

Competir con el resto de operadores

El objetivo de los comunes es entrar a competir directamente con el resto de operadores energéticos. En este sentido, Badia resaltó que el 75% de los barceloneses son clientes de solo dos empresas energéticas, y señaló que su objetivo es mover este porcentaje. Un hecho que difícilmente sucederá, dado que el nuevo operador energético municipal tan sólo estará disponible para 20.000 hogares. No obstante, el Ayuntamiento ya ha adelantado que prevé ampliar la cifra en un futuro próximo.

Según Badia, a medida que se consoliden los consumos, podrá crecer el número de familias a las que dar servicio, y también ha abierto la puerta a operar con dos plataformas: una para los vecinos y otra para edificios y organismos públicos.

Mismo precio

En cuanto al precio de la energía, este será similar al del resto de operadores, esto es, al precio del mercado. ¿Cuál es entonces la diferencia? Según el gobierno municipal, el valor diferencial del operador será su apuesta por un servicio transparente y próximo al cliente, y pretenden ajustar al máximo la tarifa al consumo real mediante el asesoramiento. Así, según ellos, promoverán el ahorro. Pero en la actualidad ya existen empresas que tratan de competir en un sector tan difícil como el energético a través de este mismo valor añadido. 

Eso sí, la operadora contará con un órgano asesor formada por usuarios en el que los clientes podrán tener un papel activo en la toma de decisiones de la comercializadora. En concreto, tomarán partida en las prioridades y orientación de la compañía; la definición de propuestas de tarifas e inversiones, y la política de pedagogía social sobre el uso de energías renovables y consumo responsable.

Primeros pasos

Barcelona Energia empezó a suministrar electricidad el 1 de julio a edificios y equipamientos del Ayuntamiento de la capital catalana y de 19 organismos y entidades del grupo de empresas municipales dando servicio a 3.908 puntos. El Consistorio afirma que se trata de energía certificada con garantía de origen renovable.