Menú Buscar
El alcalde de Celrà, Dani Cornellà (CUP) durante una reunión del equipo de gobierno/ EFE

Celrà, en manos de la CUP y contra el Ejército

Las prácticas militares han abierto polémica en el consistorio, que trata de prohibirlas

3 min

El Ejército hace prácticas en Celrà (Girona) y el ayuntamiento, gobernado por la CUP, se ha decidido a expulsarlos. Pero el plan de las maniobras sigue en pie y hasta 80 soldados se desplegarán a pie y con vehículo por caminos rurales de esta localidad el lunes que viene.

Cuatro camiones ligeros todoterreno y dos autobuses desembarcarán en los términos municipales de Girona y Celrà. Según la comunicación que este miércoles ha enviado el coronel comandante militar de Girona, Javier Mur Lalaguna, el Ejército hará un despliegue a pie para hacer ejercicios llamados “marcha de endurecimiento”.

Contra el ejército

El pleno del ayuntamiento aprobó el 8 de noviembre, por unanimidad, una moción contra el Ejército en la que exigía que no hicieran maniobras en espacios que no sean estrictamente militares. El alcalde, Dani Cornellà, ha emitido un bando donde recuerda al Ejército que no es bienvenido en el municipio.

“No se pueden realizar maniobras militares en todo el término municipal de Celrà”, recoge el documento. Celrà ha colgado la comunicación en distintos paneles del municipio y, además, lo enviarán al Ministerio de Defensa, a la subdelegación del Gobierno español y a la Generalitat para que “tengan constancia de que desde la administración local se ha acordado con toda la legitimidad que no queremos maniobras militares”.

Amenaza con movilizaciones 

“Tenemos claro que es un paso más en la ofensiva para atemorizar a los consistorios que aprobamos mociones que no les gustan, a veces nos llevan a juicio o si no nos traen a los soldados a hacer maniobras militares”, ha criticado el alcalde que asegura que Celrà “no se encogerá” e intentará impedir la presencia del Ejército.

El alcalde insta al Ministerio de Defensa a recular y a desconvocar las prácticas previstas para el lunes. Si no, Cornellà anuncia que movilizará a las entidades locales que trabajan para la paz para impedir el despliegue de los soldados.