Menú Buscar
Inés Arrimadas se dirige a Carles Puigdemont en el Parlament en una imagen de archivo / EFE

Cataluña acelera la independencia exprés

El Parlament da luz verde a la reforma que permitirá aprobar la ley de desconexión por la vía de urgencia, lo que la oposición califica de “vergüenza” y “degradación democrática”

8 min

El Parlamento catalán ha dado luz verde, solo con los votos de Junts pel Sí y la CUP, a la reforma del reglamento de la Cámara catalana que permitirá aprobar la ley de desconexión por la vía de urgencia antes del verano.

El pleno ha debatido la propuesta de reforma redactada en ponencia conjunta solo por JxSí y la CUP. Ciudadanos, PSC, CSQP y PP habían presentado enmiendas a la totalidad, pero han sido rechazadas con los 72 votos en contra de las formaciones independentistas y 62 a favor.

Votación final en junio

Una vez aprobada en el pleno, la propuesta continuará la tramitación en comisión y ponencia antes de que vuelva al pleno para que se someta a una votación final, que podría tener lugar en junio.
La propuesta modifica varios artículos del reglamento y añade nuevos. Pero el punto más polémico es aquel que incorpora la posibilidad de que una proposición de ley se tramite en lectura única (urgencia) si lo pide un grupo parlamentario. De esta forma, la ley de transitoriedad, conocida como de desconexión, podrá aprobarse en una única sesión parlamentaria y sin debate de los grupos, al tiempo que se reduce la capacidad de reacción de las instituciones del Estado, que sin duda impugnarán esa ley de independencia exprés. Una ley cuyo contenido se desconoce y que contiene la regulación de referéndum sobre la secesión.

Actualmente, las proposiciones de ley sólo se pueden debatir por este procedimiento de urgencia si está firmada por todos los grupos parlamentarios. Asimismo, los proyectos de ley se tramitan por este procedimiento si lo acuerda el Pleno a solicitud del Gobierno catalán. 

Jordi Turull, encargado de defender la propuesta, ha recordado que el reglamento del Parlament se ha reformado 11 veces, por lo que no es una medida excepcional. No ha entrado a analizar el objetivo de esta reforma, que es aprobar la ley de desconexión por la vía de urgencia, y ha recordado que también incorpora artículos para aplicar la conciliación horaria y que los diputados puedan delegar el voto también a las comisiones, y no sólo a los plenos como ahora, con motivo de una baja por maternidad o paternidad o una hospitalización, enfermedad grave o incapacidad prolongada. Sin embargo, en el turno de réplica, ha criticado la "hipocresía" de los partidos de la oposición, que critican la forma --la urgencia-- cuando en realidad rechazan el fondo --la autodeterminación-- y actúan "en connivencia con la fiscalía y el Tribunal Constitucional".

CSQP: "Degradación parlamentaria"

“¿De verdad creen que han montado todo este lío solo para una conciliación horaria?”, ha preguntado el líder de CSQP, Lluís Rabell, quien ha asegurado que la reforma solo pretende “aplicar a prisa y corriendo, y en tiempo de descuento”, la ley de transtoriedad, “que no es una banalidad, sino la arquitectura jurídica de una desconexión que los grupos no podremos conocer ni debatir”. Rabell, que ha hablado de “degragación parlamentaria”, ha avanzado que la ley no se aprobará con nocturnidad porque el Consell de Garantíes Estatutàries no lo permitirá.

C's: "Niegan la democracia misma"

El diputado de Ciudadanos José María Espejo-Saavedra ha acusado a los grupos secesionistas de utilizar “su mayoría parlamentaria, porque social no tienen, para imponer sus reglas del juego. Para mayor vergüenza, quien ha defendido esa reforma es el señor Turull, que pidió sancionar a los diputados que no participaron en esa pseudoponencia de reforma”.

El dirigente de la formación naranja ha afeado a los impulsores de la reforma que pretendan “negar a los diputados de la oposición que hagan su trabajo y la democracia misma”.

PP: "Igual que Nicolás Maduro"

Por parte del PP, su portavoz adjunto, Alejandro Fernández, considera “gravísima hacer una reforma de esta manera, propia de los Nicolás Maduro de turno”. El popular cree una “anomalía democrática” que se cambien las reglas del juego solo con el apoyo de dos grupos y para “hacer una transición hacia un sistema no democrática”.

“El totalitarismo identitario siempre pierde, aunque los atajos den pequeñas victorias que duran 24 horas”, ha añadido en su intervención.

PSC: “No queremos que nos independicen a la fuerza”

La portavoz del PSC, Eva Granados, ha dicho que en su grupo “estamos preocupados y tristes, porque estamos rebajando el prestigio de una institución que representamos y esta en cuestión su calidad democrática”.

Ha acusado a Turull de “vender” una reforma como algo bueno para todos los grupos, cuando en realidad pretende agilizar la independencia de España. “No cuela. Lo que están haciendo es romper la confianza parlamentaria y recortar derechos de los diputados”, ha dicho. “Ustedes que se llenan la boca de democracia no quieren que el resto de diputados podamos debatir ¡muy coherente todo!. No queremos que nos independicen por la fuerza y en secreto. Ustedes se han pegado un tiro en el pie”.

CUP: "El problema es no asumir el debate del referéndum"

Anna Gabriel, diputada de la CUP, ha aplaudido la aprobación en lectura única de la ley de transtoriedad y ha asegurado que la oposición solo quiere "dirimir la independencia de Cataluña por la vía del Tribunal Constitucional". "Sea o no por lectura única, ustedes ya tienen decidido denunciar a los grupos que defienden el referéndum ante el Constitucional. El problema es no asumir el debate del referéndum", ha añadido, tras arremeter contra el PP, "el partido más corrupto de Europa", y contra CSQP, "con quien es imposible pasar a los hechos y consensuar el referéndum".