Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Joan Canadell, diputado de Junts en el Parlament / EUROPA PRESS

Canadell acusa ahora al Estado de empobrecer a Cataluña: “Solo podemos malpensar…”

El diputado de Junts habla de “agresiones” y “bombardeos” a la autonomía en plena guerra en Ucrania

5 min

El diputado de Junts en el Parlament Joan Canadell, recordado entre otros motivos por llevar una careta del expresidente prófugo Carles Puigdemont en el reposacabezas del asiento del copiloto de su vehículo, ha compartido en Twitter unas reflexiones contra España y a favor de la independencia. Y lo ha hecho con un lenguaje con tintes bélicos –en plena guerra en Ucrania— en el que habla de “agresiones” del Estado y “bombardeos” a la autonomía: “Solo podemos malpensar…”, ha añadido. Su texto lo titula “Estamos peor de lo que pensamos”.

Para Canadell, la independencia es “más necesaria que nunca”, porque el Estado “está ahogando” Cataluña “más que nunca” para “extraer lo que le interesa”. “Saben que no seremos nunca españoles y nos ven como una colonia del siglo XXI”, afirma. Argumenta que el “equilibrio” en España saltó por los aires con la llegada de José María Aznar al Gobierno, dado que él “quiso concentrar en Madrid todo el poder”. Hasta entonces, en sus palabras, “Madrid era la capital política y Cataluña, líder económica; ni a los catalanes les interesaba mucho la política del Estado ni a la capital, generar economía real”.

El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell, con una careta de Carles Puigdemont en su coche
Joan Canadell con una careta de Carles Puigdemont en su coche

"Agresión"

Prosigue Canadell con el mantra del “déficit fiscal”, con que las “inversiones en infraestructuras” del Estado en Cataluña se mantienen “muy por debajo del peso económico” de la autonomía, y añade que “la reducción de competencias ha sido un no parar”, a pesar de que la comunidad catalana disfruta de 189 competencias (la que más), entre ellas la de prisiones. Sin embargo, las reflexiones del expresidente de la Cámara de Comercio de Barcelona llegan a raíz del canon de residuos, que actualmente gestiona la Generalitat (120 millones anuales), pero que el Gobierno quiere unificar. “La última agresión es que nos quieren quitar el canon de residuos”, afirma. “Hace poco nos quitaron el control del catastro, nos impugnaron la ley de vivienda y el control de los ERE, entre muchos otros”, enumera.

Canadell también insinúa que el retraso del corredor mediterráneo es intencionado, que el Gobierno “se ha cargado” el hub internacional de El Prat “a la primera excusa” –el proyecto quedó suspendido por los conflictos dentro del mismo Govern acerca de la pertinencia de la ampliación de la infraestructura aeroportuaria—, que el cierre de Nissan responde a una mala gestión del Ejecutivo –cuando la Generalitat tampoco hizo nada por evitarlo, como publicó este medio—, y, por último, acusado al Estado de otra “agresión” con unas supuestas presiones para que la fábrica de baterías de Volkswagen termine “fuera de Cataluña” –Sagunto suena como destino—: “Pero como los Next Generation los gestiona el Estado, sin transparencia, solo podemos malpensar…”.

Cataluña, "bombardeada"

Para terminar, acusa a España de infrafinanciar Cataluña con los 140.000 millones de euros de ayudas que recibirá en tres años (“apenas recibiremos el 10-12%”), por lo que sostiene que “la independencia es urgente, muy urgente”. “Cataluña ha demostrado ser muy fuerte y resiliente, ha sido bombardeada cada 50 años y ahora lo está económicamente, y siempre nos hemos sobrepuesto y hemos resurgido, pero en el siglo XXI perder el tren del progreso puede ser letal…”, relata. Asimismo, añade que “romper el Govern no lleva a ninguna parte” y que lo que hay que hacer es “hacerle entender a ERC” que la “mesa de diálogo” es una pérdida de tiempo.

“Yo, personalmente, tengo una fecha límite en la cabeza –Canadell ya se refirió a los Juegos Olímpicos de Invierno del 2030 como los primeros de una Cataluña independiente—. O avanzamos de verdad pronto con unidad o la unidad no tendrá ninguna lógica y, entonces, el pueblo deberá decidir qué quiere hacer. Nos votaron para culminar la independencia y hay que dar una respuesta… pronto”, concluye.