Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jaume Gorrea Ortiz (ERC), alcalde de Cabrera d'Anoia inhabilitado por prevaricación / AJUNTAMENT DE CABRERA D'ANOIA

Condenado por prevaricación el alcalde republicano de Cabrera d’Anoia

Jaume Gorrea ha sido inhabilitado durante cinco años por adjudicar unas obras a dedo que deberían haber pasado por el pleno municipal

4 min

El alcalde de Cabrera d’Anoia (Barcelona), Jaume Gorrea Ortiz (ERC), ha sido condenado por prevaricación por el proyecto de saneamiento del camino de Canaletes a Sant Jaume Sesoliveres de esta localidad. En la sentencia dictada por el Juzgado de los Penal número 16 de Barcelona, a la que ha tenido acceso Crónica Global, se le impone una pena de cinco años de inhabilitación especial para empleo o cargo público y para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo.

Los hechos probados expresan que “el Pleno del Excelentísimo Ayuntamiento de Cabrera d’Anoia aprobó la memoria valorada del proyecto de Saneamiento del Camino de Canaletes a Sant Jaume de Sesoliveres” por un presupuesto de ejecución de 209.992,07 euros. Pero Gorrea, tras esta declaración del hemiciclo, decidió “aprobar el expediente de contratación para la citada obra mediante tramitación urgente y negociado sin publicidad”.

Contrario a la normativa aplicable

Los magistrados aseguran que el acusado “era plenamente consciente de que el Decreto por él aprobado era contrario a la normativa aplicable”. De hecho, el republicano fue informado por el interventor del consistorio del error que cometía, tanto de forma oral como a través de un informe emitido el 19 de diciembre de 2011. El problema recaía en que la tramitación del expediente para las obras de saneamiento correspondía al pleno y no al alcalde, ya que el precio del proyecto superaba en un 10% el presupuesto municipal.

La suma ascendió a 1.538.530,04 euros y no a los poco más de 200.000 estimados de forma inicial. “También fue informado [Gorrea Ortiz] de que la utilización del procedimiento negociado sin publicidad era contraria a la normativa, al ser el precio del proyecto superior a 200.000 euros, y que el proyecto de obras carecía de financiación suficiente, ya que a pesar de que la aportación del PUOSC estaba aprobada, faltaba la autorización del Departamento de Economía”, añade la sala. 

Adjudicación, sin competencias

Aunque el edil republicano carecía de competencias al respecto, siguió adelante. Adjudicó las obras, redactó el contrato y lo firmó. Se escudó en un acuerdo inexistente del pleno del 29 de febrero de 2012 que le valdría para poder encargar los trabajos a dedo. Construcciones Jordi Riera, una empresa del municipio vecino de Piera, fue la que se encargó del saneamiento del camino de Canaletes y en los documentos oficiales que se redactaron en el Ayuntamiento consta como la oferta “más ventajosa”, sin que existan otros presupuestos que justifiquen esta declaración. 

La causa también destaca que un proyecto valorado en un primer momento en 209.992,07 euros, el presupuesto que estimó el arquitecto municipal, llegó a superar el millón de euros de ejecución tras el decreto de Gorrea. Por todo ello, el Juzgado de lo Penal ha condenado al alcalde a cinco años de inhabilitación por cargo público sin ninguna otra pena. La sentencia no es firme, ya que cabe recurrirla ante la Audiencia Provincial. A un año de las elecciones locales, este municipio deberá cambiar de primer edil.