Menú Buscar
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra (d) y el 'conseller' de Interior, Miquel Buch (i)

Buch ‘alerta’ al independentismo: los que quitan lazos amarillos son agresivos

El titular de Interior en la Generalitat advierte de que es “probable” que las personas que retiran símbolos secesionistas sean violentos y pide llamar a la policía

18.08.2018 11:39 h.
2 min

El responsable del Interior en la Generalitat, Miquel Buch, ha lanzado una advertencia a los independentistas este sábado para evitar la “confrontación” entre los que ponen y quitan lazos amarillos u otros elementos que reivindican la secesión en el espacio público. “Es probable que esta persona [la que retira los símbolos] sea agresivas”, ha asegurado en una entrevista en Rac 1, “no saben con quién se enfrentan”. 

Afirma que el correcto proceder para evitar un choque es el de “llamar a la policía”. El titular de Interior no ha nombrado a ningún cuerpo en concreto, aunque deja en manos de los agentes decidir si intervienen o no.

Multas a los que quitan lazos

Cabe tener en cuenta que algunos municipios, como Arenys de Munt, han puesto en marcha ordenanzas urbanas para multar a los que retiren este símbolo independentista. Las sanciones podrían ascender a los 200 euros.

Existen sentencias judiciales que hacen referencia a los lazos o las esteladas, pero sólo en edificios y propiedades públicas. En este caso, impera la obligada neutralidad de los inmuebles de las instituciones, por lo que se deben retirar.

Mossos y 155

Más allá de este debate, y en la misma entrevista, Buch ha cargado contra las críticas al cuerpo de Mossos d’Esquadra. Ha asegurado que no ha lugar a ninguna polémica sobre su actuación en dos momentos clave que les han llevado al foco mediático, su papel en el 17A y el debate abierto sobre si era necesario matar a todos los miembros de la cédula terrorista o si deberían haberlos neutralizados para poderles haber sacado información, y en el 1-O. El conseller ha afirmado que los agentes catalanes “cumplieron escrupulosamente” el mandato judicial del referéndum.

También ha cargado contra el artículo 155. Según Buch, su puesta en marcha supuso “quitar el poder y la democracia en este país”.